Pólvora de Turón en la casa azulgrana de Johan Cruyff

Diego López celebra uno de sus goles esta temporada con la camiseta del Barcelona Juvenil. / FCB
Diego López celebra uno de sus goles esta temporada con la camiseta del Barcelona Juvenil. / FCB

El delantero turonés Diego López debuta en la Champions juvenil en su segundo curso en la cantera del Barcelona

IVÁN ÁLVAREZGIJÓN.

De Turón al Estadi Johan Cruyff, con escalas en Gijón y Madrid. En la frontera de la mayoría de edad, el atacante asturiano Diego López (Turón, 2002) ha alzado el vuelo hasta la Champions League juvenil.

Tras comenzar la temporada a buen ritmo, con cinco goles en el mismo número de choques con el segundo juvenil azulgrana, el delantero turonés fue reclutado por Víctor Valdés para el duelo de la segunda jornada de la UEFA Youth League contra el Inter, puesta de largo del conjunto azulgrana ante su afición en la máxima competición continental en el recién inaugurado Estadi Johan Cruyff.

En el que a la postre sería su último partido en el banquillo 'culé', el temperamental exguardameta ordenó la entrada al terreno de juego del joven asturiano a doce minutos para la conclusión del tiempo reglamentario, cuando trataba de remontar un partido que los italianos habían inclinado a su favor con dos zapatazos desde fuera del área.

Diestro empeñado en pulir el golpeo con la zurda desde niño, su bautismo europeo supone la última meta cruzada en un camino regado de pólvora que comenzó con la camiseta del Figaredo. De ahí al Xeitosa para dar el salto con ocho años al Sporting, siempre a la cabeza en la clasificación de artilleros durante su escalada en Mareo.

En la campaña 2013-2014 fue el goleador más prolífico de la cantera rojiblanca con 52 dianas en la máxima categoría alevín y acreditó de nuevo su puntería en el siguiente peldaño formativo, para conquistar de nuevo el Trofeo Quini con 41 dianas. Con el olfato bien afinado, recién entrado en la quincena, apareció la oportunidad de darle un giro a su carrera, dejar su región natal en busca de un nuevo impulso.

«Al límite del fuera de juego»

El Madrid buscaba un atacante con un perfil diferente a los que tenía en la cantera blanca en edad cadete y lo detectó en Mareo Juan Carlos Rodríguez, 'Sardín', ojeador blanco en Asturias. «Es un delantero dinámico, que juega siempre al límite del fuera de juego y busca la espalda de los defensas con desmarques de ruptura», explica el técnico que realizó el informe que desembocó en la incorporación del turonés a Valdebebas.

«Era un punta potente, rápido, que se manejaba bien con los pies y veía puerta con facilidad», rememora el responsable del área de captación del Sporting, Rogelio García, sobre un delantero que en su último año en Mareo promedió más de dos goles por partido. Casi 70 dianas para establecer una demoledora conexión con su tocayo Boza e impulsar al segundo cadete rojiblanco al título liguero con 100 puntos. «Soy rápido y habilidoso y estoy al servicio del equipo», se definió el turonés en el club blanco, donde acusó el aumento de la exigencia y disminuyó su protagonismo.

«En el Madrid suelen jugar más con un 'nueve' de referencia», argumenta 'Sardín', que destaca la explosividad del turonés, alimentada por su potente tren inferior. «Es difícil de marcar por su movilidad y entra por ambas bandas porque maneja los dos perfiles», profundiza el técnico blanco. Tras finalizar su breve estancia en Valdebebas, el pasado año llegó a La Masía con el aval del exsportinguista Emilio Gutiérrez.

En su primer curso de azulgrana, conquistó el campeonato liguero a las órdenes de Franc Artiga en el Juvenil B, con el que ha iniciado el curso. Tras la estela de José Aurelio Suárez, Manu García, Borja Sánchez y Álvaro Fidalgo, Diego López ya es el quinto futbolista nacido en el Principado en entrar en escena en la élite juvenil europea.

Temas

Fútbol