Predominio rojiblanco en las aguas del Piles

La K-4 de Gijón, a la izquierda, con Craviotto, Rial, Manchón y Busto, frente a la de Oviedo, con Fiuza, Castañón, Vega y Fidalgo. / ARNALDO GARCÍA
La K-4 de Gijón, a la izquierda, con Craviotto, Rial, Manchón y Busto, frente a la de Oviedo, con Fiuza, Castañón, Vega y Fidalgo. / ARNALDO GARCÍA

Políticos, exfutbolistas, aficionados del Sporting y del Oviedo y palistas de élite protagonizaron el derbi de piraguas

DANI BUSTO

Gijón fue la ciudad más rápida sobre el agua. El equipo rojiblanco venció al ovetense por 4-1 en el derbi de piraguas, disputado ayer en el río Piles. Un resultado, al fin y al cabo, simbólico, ya que la premisa fundamental, que consistía en pasar un rato divertido, se cumplió con creces. El público disfrutó con las cinco carreras protagonizadas, en diferentes modalidades, por políticos, veteranos exfutbolistas, aficionados de ambos clubes y piragüistas de élite.

El primer duelo de la tarde lo protagonizaron las llamativas embarcaciones dragón, de diez plazas, impulsadas por políticos sportinguistas y oviedistas de la región. El entrenamiento realizado el pasado miércoles en Trasona por estos palistas pareció haber dado ayer sus frutos: a pesar de tratarse de miembros de agrupaciones de distinto signo político, todos remaron en la misma dirección. En un ajustadísimo final, la embarcación rojiblanca subió el 1-0 al marcador.

En la segunda carrera, los aficionados azules Andrés Concha y Lucía Palacio, en K-2, pusieron el empate (1-1) en el derbi de piraguas. La dupla ovetense logró mantener un ritmo más constante y se impuso a la pareja formada por Olaya Suárez y Senén Morán.

La tercera regata, en la modalidad de K-1, transcurrió en un suspiro. Los doscientos metros del recorrido fueron cubiertos a toda velocidad por el doble campeón olímpico Saúl Craviotto, con el equipo de Gijón, y el ocho veces vencedor del Descenso del Sella Álvaro Fernández Fiuza, con el equipo de Oviedo. El rojiblanco se impuso en un apasionante final (2-1).

La carrera de los veteranos exfutbolistas resultó decisiva. El dragón del equipo sportinguista, capitaneado por Tati y Jiménez, superó al oviedista, al que dejó atrás en los metros finales (3-1).

Aunque el cómputo global dejaba el triunfo en casa, todavía quedaba por disputarse la quinta carrera, una de las más espectaculares, ya que las K-4 estaban formadas por importantes figuras del piragüismo nacional. Junto a Craviotto remaron Carlos Pérez Rial, Beatriz Manchón y Manuel Busto, mientras que a Fiuza lo acompañaron Kiko Vega, Miguel Fernández Castañón y Guillermo Fidalgo. En esta prueba se impuso la embarcación gijonesa, en un final tan intenso como igualado.

Craviotto destacó que este tipo de iniciativas ayudan «a quitar un poco de hierro a la tensión que pueda haber entre las aficiones», mientras que su amigo, y ayer rival, Fiuza indicó que la competición sirvió para «pasar un buen rato y disfrutar del buen rollo».

El primer derbi de piraguas, antesala del gran duelo futbolístico regional, se tiñó de rojiblanco. La revancha se prepara ya, para la próxima temporada, en Soto de Rivera, a unos cinco kilómetros de Oviedo.