«La presión que va a tener Manu le ayudará a conseguir esa madurez que necesita»

Luis de la Fuente, en Las Rozas, antes de empezar a dirigir la sesión de España Sub 21. / NEWSPHOTOPRESS
Luis de la Fuente, en Las Rozas, antes de empezar a dirigir la sesión de España Sub 21. / NEWSPHOTOPRESS

«Los futbolistas de Asturias dan siempre un gran nivel, estamos encantados con el tipo de jugador que encontramos allí»

IVÁN ÁLVAREZGIJÓN.

Padrino deportivo de la generación española que hizo cumbre a nivel europeo en categoría Sub 19 y Sub 21, Luis de la Fuente (Haro, La Rioja, 1961) guía ahora los primeros pasos de un grupo con la ambición de alcanzar «las máximas cotas». El gijonés Dani Martín y su tocayo Olmo son los dos únicos futbolista que se mantienen de la plantilla que conquistó en Italia la corona continental, que dio paso a un profundo proceso de remodelación al que se ha unido el sportinguista Manu García, con los Juegos Olímpicos de Tokio en el horizonte. A las puertas del amistoso contra Alemania mañana en Córdoba (19.45 horas), que define como «una final», el técnico riojano charla de ese proceso con EL COMERCIO.

-Sus futbolistas estuvieron en cuatro de los cinco Europeos ganados. ¿Qué tiene Asturias de talismán en la categoría?

-Es una cantera fantástica. El futbolista asturiano da siempre un gran nivel en la Selección y estamos encantados con el tipo de jugador que nos encontramos allí.

-Ahora llega Manu García. De vuelta a casa, no ha tardado en refrendar que por talento es un futbolista diferente.

-Ya le conocemos muy bien porque ha estado en distintas categorías con nosotros. Le he tenido en la Sub 19 y le he visto en todos los partidos que ha jugado este año con el Sporting. Va creciendo y su rendimiento está siendo muy bueno. Pretendemos que siga con su progresión alcanzado cada vez una madurez mayor. En la Selección es donde realmente se da ese salto de calidad, porque compiten contra jugadores de un nivel altísimo, contra los mejores del mundo en su edad y la exigencia es máxima. Confiamos ciegamente en él y, evidentemente, en el resto de sus compañeros.

-El paso de las jornadas en Liga le ha acercado más al área rival. ¿Dónde le ve mejor acomodo?

-Intentamos que el jugador se adapte a la exigencia de nuestro sistema, independientemente de la labor que realice en su club. Nosotros tenemos una idea muy definida, muy identificada en todas las categorías dentro de la Federación. Queremos que tenga llegada y ese último pase que él hace muy bien cerca del área. Le vemos así por sus características y porque las de nuestro sistema así lo exigen.

-¿Más un '10' que un '8' entonces?

-Sí, si le damos números a esas posiciones sería más un '10', siempre dentro de nuestro sistema.

-¿Cree que su estreno en una categoría como la Segunda, con esos marcajes duros que sufre, le hará progresar?

-Por supuesto. Está en una edad de crecimiento y en el fútbol no se termina de mejorar nunca. La exigencia es importante, la presión que va a tener también le va a ayudar a conseguir ese grado de madurez que necesita como futbolista. Lo importante es que tengan oportunidades de competir en la dificultad, porque son jugadores de gran talento que en esa dificultad es en la que verdaderamente explotan todo su potencial.

-España Sub 21 tiene actividad la semana del derbi asturiano. ¿Tiene motivos la afición del Sporting para temer por una baja en ese partido?

-(Ríe) No sabemos lo que va a pasar ni siquiera el jueves, así que como para pensar en el mes que viene. En cualquier caso, creo que es una suerte y un lujazo para cualquier equipo tener jugadores en la Selección Española. Eso le da prestigio, revaloriza su producto y demuestra que las gestiones que han realizado han sido muy buenas. Todavía no pienso en ello y le deseo toda la suerte del mundo tanto al Sporting como al Oviedo, porque son clubes a los que estamos muy agradecidos por el comportamiento que tienen siempre con la Selección.

-Le dio la titularidad a Dani Martín y además de seguridad aportó a la construcción de la jugada desde atrás.

-Buscamos ese tipo de portero. Dani me conoce muy bien, llevo varios años trabajando con él. Tanto Álvaro (Fernández) como Josep tienen también ese perfil. Buscamos un portero de unas características muy específicas que, además de parar, porque son muy buenos en la portería y en sus labores de mando, también participen a la hora de darle continuidad al juego. Él tiene muy buen pie y una calidad técnica importante que facilita que desarrollemos ese tipo de juego.

-¿Su suplencia en el Betis le condiciona de cara a los Juegos Olímpicos ahora que Unai Simón es titular en San Mamés?

-Todavía queda mucho por delante. Ahora está viviendo una situación y en marzo o mayo igual está viviendo otra. No me preocupa porque son jugadores que entrenan muy bien. Desgraciadamente, a estas edades, tienen el inconveniente de que juegan poco, pero hay veces que el aspecto motivacional suple la carencia de minutos. Eso también cuenta para nosotros. Vienen con mucha ilusión y eso supera cualquier contratiempo.

-En esa tesitura, Meré tiene abiertas las puertas olímpicas.

-Todos los que pueden competir los estamos siguiendo y en su momento lo tendremos muy en cuenta. Jorge es un jugador muy importante para nosotros. Lleva conmigo cerca de seis años, desde que debutó en la Sub 19 siendo además de primer año. Valoraremos todos los aspectos porque habrá que elegir a 18 dentro de una gran nómina de futbolistas.

-Era uno de sus capitanes, un veterano en el cuerpo de un joven.

-Jorge ha vivido situaciones que le han ayudado a madurar mucho y se le nota en el campo que convive perfectamente con la presión y la exigencia de un jugador de más experiencia a su corta edad.

-¿Le sorprende que ningún club español apostase por repatriarle?

-Me sorprende que todos los futbolistas tan talentosos que tenemos en el fútbol español se tengan que marchar al extranjero. Me sorprende y no me gusta, en el sentido de que preferiría que estuviesen jugando aquí porque enriquecería mucho más el nivel de la Liga española.

-Nacho Méndez estuvo en sus dos últimas preconvocatorias. ¿Le ve cerca de lograr el impulso final?

-Es un chico que va cumpliendo sus etapas y lo está haciendo muy bien en su club. De eso es de lo que tiene que preocuparse, porque luego llega el premio de la oportunidad de consolidar su estatus en la Selección. Le tenemos perfectamente controlado y le sigo igual que a Manu o a otros jugadores como Pedro Díaz Fanjul, susceptibles de ser seleccionados.

-Nacho Méndez estuvo en sus dos últimas preconvocatorias. ¿Le ve cerca de lograr el impulso final?

-Es un chico que va cumpliendo sus etapas y lo está haciendo muy bien en su club. De eso es de lo que tiene que preocuparse, porque luego llega el premio de la oportunidad de consolidar su estatus en la Selección. Le tenemos perfectamente controlado y le sigo igual que a Manu o a otros jugadores como Pedro Díaz Fanjul, susceptibles de ser seleccionados.

«Buscamos el equilibrio»

-Ha hecho bastantes cambios en esta convocatoria. ¿Por pruebas en el partido ante Alemania o porque hay un abanico mayor en el nuevo ciclo?

-Tenemos que conjugar el conocimiento directo de los jugadores con los resultados, buscar ese equilibrio. Desgraciadamente no pudimos hacer pruebas porque todos los partidos que tuvimos fueron oficiales y tenemos que buscar los puntos. Buscamos el equilibrio desde el convencimiento de que todos los chicos que vienen están plenamente capacitados para rendir al nivel que se les exige, que es el máximo.

-Recoge el testigo de una generación campeona de Europa Sub 19 y Sub 21 ¿Teme que aparezcan comparaciones o va dentro de la exigencia de España?

-Cada generación es diferente y cada situación también. Sabemos que es una generación buena y que la exigencia de España es alcanzar siempre las máximas cotas. Con la responsabilidad que tenemos con nuestro trabajo hay que intentar estar siempre a la altura, pero hay que evitar las comparaciones porque ni es justo ni se ajusta a la realidad.

-¿En esta edad, le cuesta al jugador asumir la suplencia tras ser importante en todos sus equipos los años previos?

Al futbolista siempre le gusta jugar y cuando no lo hace le cuesta más asimilarlo, pero un buen profesional tiene que aceptar también ese rol. Un buen equipo se conforma con actitud y el buen comportamiento de todos los jugadores que componen la plantilla. Afortunadamente no tenemos ese problema y lo que queremos es que todos se sientan importantes, pero sabiendo que lo más importante del grupo. Desde pequeños intentamos mentalizarles con esa idea.

-¿Encuentra muchas diferencias en su labor actual respecto a su etapa en Segunda B?

-El fútbolista es disciplinado por condición. Hay que intentar llegarle primero en el plano psicológico y luego darle directrices en lo táctico y lo técnico. Cuando, independientemente de la edad, se le explica claro al jugador qué es lo que se quiere no hay problema. He trabajado cómodo con gente de 18 años y con gente de 35. No he notado más diferencia que la experiencia. Con gente más joven tratas de que ese proceso de madurez se acelere y con gente más veterana, que cada uno cumple nuestros roles y nuestras normas.