Puche se marcha entre amigos

Puche, remiendo un premio en El Molinón. / PALOMA UCHA

Deportistas, fotógrafos, submarinistas y vecinos de Llaranes despiden al que fuera colaborador de LA VOZ

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

A escasos metros de la que fue su casa desde su llegada a Llaranes, amigos, vecinos del barrio, fotógrafos avilesinos, gente del deporte y compañeros de LA VOZ DE AVILÉS se reunieron en la Iglesia de Santa Bárbara en Llaranes para despedir a Ubaldo Puche Mulero, que fallecía el pasado martes, a los 96 años de edad, dejando tras de sí una vida intensa y donde será recordado como el autor de la mítica foto de la volea de 'Quini' que se ha convertido en un símbolo del carácter del futbolista.

El funeral fue presidido por Fernando Fueyo, capellán del Sporting de Gijón, y, según desveló durante la homilía, pariente de Puche por parte de su hija política. Fueyo recordó las tardes en El Molinón donde coincidía con el fotógrafo y su carácter humano, subrayando el sentido trascendente de la vida humana.

La ceremonia religiosa estuvo cooficiada por otros dos sacerdotes: Alfonso Abel, vicario de Santa Bárbara y Santa Teresa de El Pozón, y el salesiano José Pérez Mata. Ambos guardan una estrecha vinculación con Puche. En el caso de Abel, por la pasión por el fútbol. Como todo el mundo sabe, Alfonso Abel es el capellán del Real Avilés y, al finalizar la ceremonia, recordó la intensidad de la vida de Ubaldo Puche y su legendaria foto de Quini, un remate que «supo captar el espíritu de un mito» y que se ha convertido en un «símbolo para todo los aficionados».

Alfonso Abel recordó que su foto de Quini se convirtió en el símbolo del deportista

José Pérez Mata residió en Llaranes entre 1970 y 76, cuando los salesianos se encargaban de la enseñanza en el barrio. «Era un pueblo, en el que todos nos conocíamos», comentaba tras la misa. En ese tiempo, forjó una amistad con Puche y su familia, hasta el punto de oficiar la boda de su hijo. En la medida que sus obligaciones religiosas lo permitían, regresaba periódicamente a Llaranes. Una de sus últimas visitas fue hace dos años. Ayer recordaba su encuentro con Puche. «Le costaba caminar, estuvimos dos horas hablando en su casa. Era un buen amigo».

La despedida a Puche congregó a numerosos integrantes de LA VOZ DE AVILÉS, comenzando por la presidenta del consejo de administración, María Jesús Wes, el que fuera director, Juan Wes; el exjefe de Redacción, José María Urbano, el jefe de Deportes, Nacho Gutiérrez, además de Antonio Giménez, Ramón Geada y José Fernando Galán, o antiguos integrantes de LA VOZ como José Francisco Álvarez-Buylla o la fotógrafa Tania Juan.

El mundo de la fotografía rindió un emotivo homenaje el pasado miércoles en El Molinón, antes del partido Sporting-Valencia, y a través de las redes sociales. Al funeral también acudió Fernando Robles, presidente de la Asociación Profesional de Fotoperiodistas de Asturias.

El del deporte local, también acudió para despedir al que fuera su fotógrafo durante muchos años. Así, se vio en Llaranes al entrenador avilesino Raúl González; al presidente del Real Avilés Industrial, José María Tejero, y a Ulpiano Cervero, responsable de la cantera. Numerosos integrantes del Grupo de Submarismo de Ensidesa se acercaron a la parroquia, al igual que representantes de otros deportes, como José Antonio Suárez, 'Pepete'; además de vecinos de Llaranes que recordaron las anécdotas y generosidad de Ubaldo Puche.

 

Fotos

Vídeos