Sporting-Real Oviedo | Un partido con cambio de estilo respecto a la ida

Sporting-Real Oviedo | Un partido con cambio de estilo respecto a la ida

Sporting y Oviedo modificaron el plan táctico de inicio de temporada para asentar un dibujo con el que buscan un impulso hacia el sexteto de cabeza de la tabla

IVÁN ÁLVAREZ

Un entrenador invicto en los derbis asturianos frente a un debutante en el gran choque de rivalidad regional. Juan Antonio Anquela y José Alberto López, cara a cara por primera vez a pie de campo, diseñan en sus pizarras un pulso marcado por el propósito común de acercarse al sexteto de cabeza de la clasificación.

Ambos técnicos llegan al choque con un dibujo táctico asentado tras modificar sus planteamientos iniciales ante la falta de regularidad en los resultados. Superada una plaga de bajas en los últimos coletazos de 2018, Anquela mantuvo después de la tregua navideña la idea a la que se encomendó (3-4-3 en fase ofensiva, 5-4-1 en la defensiva) al dejar el 4-3-3 que puso en liza durante las primeras jornadas del presente campeonato liguero. Con ese triángulo en la medular vertebró su puesta de largo al frente del primer equipo sportinguista en Granada José Alberto López, que comenzó a alternarlo con un 4-4-2 que aparcó al sufrir varios tropiezos y recuperó con la incorporación de Álex Alegría.

Más información

El delantero cedido por el Betis se ha hecho un hueco en el frente de ataque formando dupla con Djurdjevic y, con tres goles en las cuatro últimas semanas, ha ayudado a los gijoneses a alimentar su ilusión de evitar una recta final de campeonato intrascendente. Al mantenimiento de esa esperanza ha contribuido también Mariño, dueño de la portería desde el inicio de la temporada pasada.

El cancerbero vigués, convertido ya en uno de los capitanes rojiblancos, disputará esta noche su sexagésimo séptimo duelo liguero consecutivo como guardián rojiblanco. De buenos reflejos, ágil y potente en la estirada, tratará de frenar el paso a los atacantes de un conjunto azul en el que la última barrera la encarna Nereo Champagne. El corpulento meta argentino se estrenó como titular en la duodécima jornada y ha contribuido a subsanar los problemas a balón parado sufridos por los carbayones en el tramo inicial de la temporada. Con su dominio del juego aéreo, sustentado en su estatura y su determinación a la hora de descolgar balones, cada vez es más determinante.

Su voluntad de mando ordena a la retaguardia, una ínea en la que ambos contendientes del choque en El Molinón han introducido más cambios desde el inicio de campeonato. Anquela comenzó con cuatro atrás y ante la falta de solidez recurrió al esquema de tres centrales y dos carrileros empleado durante su primera temporada en el banquillo local del Carlos Tartiere. En esa terna en el eje de la zaga se han asentado Carlos Hernández, Alanís y Christian Fernández, que lucido su polivalencia al desenvolverse con un rendimiento alto en cuatro de los cinco puestos de la cadena defensiva. En ese pentágono se inicia la profundidad azul con dos péndulos en los costados, encargados de acometer un trayecto de ida y vuelta en el que Mossa ha establecido una sociedad con Saúl Berjón en el costado zurdo que no se termina de asentar en el carril derecho, alternado por Diegui Johannesson, Carlos Martínez y Viti, que ha irrumpido con fuerza en una reconversión similar a la completada por el islandés.

Las continuas bajas y el errático rendimiento han fomentado la inestabilidad en la zaga del anfitrión esta noche. El liderazgo de Babin no ha encontrado respaldo de un lugarteniente. Peybernes, castigado por las lesiones, es quien más próximo ha estado a completar con solvencia ese rol, en ocasiones empañado por errores surgidos de un estilo acelerado que ejerce de arma de doble filo. Una naturaleza impetuosa que muestra en ataque Geraldes, lateral de largo recorrido con un empuje ofensivo que ha propiciado el cambio de perfil de Molinero.

Ante los reiterados problemas físicos de Canella, José Alberto recurrió al oficio del toledano, que será fiscalizado por el desparpajo de Bárcenas, uno de los refuerzos del pasado mercado estival con mayor impacto en el conjunto carbayón. El panameño formará tridente ofensivo junto a Joselu y Saúl Berjón, que desde el costado izquierdo aglutina un alto porcentaje de las ocasiones de peligro fabricadas por los azules y cuenta con ese plus que le otorga en este choque el arraigo al escudo. Los destellos de talento del extremo ovetense son combustible para el bregador Joselu, incansable a la hora de asfixiar el inicio de jugada del equipo adversario y con el gatillo siempre preparado para la ejecución dentro del área.

Con el testarazo que envió a la red el pasado domingo ante el Nástic, el delantero onubense acumula seis muescas en su culata y es el máximo artillero de un equipo que se mueve al ritmo de Tejera, escuadra y cartabón en los planes de Juan Antonio Anquela. El barcelonés aúna cerebro y pulmón, creatividad con el balón y generosidad en el esfuerzo sin él para imponerse en la medular con el apoyo de Ramón Folch, encargado de esa labor de equilibrio menos vistosa que en el Sporting ejerce Cofie.

El despliegue físico del ghanés le ha permitido recuperar la titularidad en el doble pivote como contrapunto al talento todavía bisoño de Nacho Méndez, que se prepara para su primer derbi en El Molinón. Se estrenará también en el choque entre los dos colosos del fútbol asturiano Aitor García, un extremo vertical lastrado por su exceso de revoluciones en sus primeras semanas con la camiseta sportinguista.

Su estilo irreverente refuerza la asimetría en el dibujo respecto al otro costado, donde Carmona tiende al movimiento hacia zonas interiores en busca del atajo al gol. El mallorquín, que no completó la última sesión antes del duelo por molestias, encarna la principal duda en la formación inicial de José Alberto, que tratará de exprimir la sociedad que comienza a afianzar en el frente de ataque. La inteligencia en el juego de espaldas de Álex Alegría comienza a ensamblarse con la perseverancia en el remate de Djurdjevic. Pólvora que tratará de mojar Anquela para no empañar una hoja de resultados inmaculada la noche en la que José Alberto tratará de corresponder al apoyo de una afición que coreó su promoción, precisamente cuando el técnico azul abrochaba su segunda victoria en un derbi en el Carlos Tartiere.