Un reto menos imposible para España

La asturiana Lucía García celebra el gol ante Sudáfrica. /  EFE
La asturiana Lucía García celebra el gol ante Sudáfrica. / EFE

La selección afronta con optimismo ante unas germanas sin su estrella, Dzsenifer Marozsán, tras el esperanzador debut

JAVIER VARELAMADRID.

Puede sonar a tópico hablar de que España juega su primera final del Mundial en el segundo partido, pero en este caso es una gran cita a la que acude sin presión. «La victoria en el primer partido nos ha dado moral para afrontar los siguientes encuentros», decía Marta Corredera. Porque todo sería distinto si no se hubiera conseguido el triunfo. Se afrontaría el duelo ante Alemania con el agua al cuello y la necesidad de sumar un punto para no jugarse todo ante China en la última jornada, pero esos puntos en el debut, permiten al grupo de Jorge Vilda plantarse ante la «todopoderosa Alemania» con confianza, positivismo y ambición.

Las sensaciones que dejó Alemania en su estreno ante China demostraron que «cualquier equipo puede ganar a cualquiera en este Mundial». Vilda reconoció que las germanas «pudieron perder contra China», pero que enfrente tendrán a una selección que ha sido «seis veces campeona de Europa consecutivas, que ha sido campeona del mundo y a la que de momento nunca la hemos ganado en categoría absoluta». Un reto mayúsculo se mire como se mire. Es cierto que la gran potencia teutona parece que ya no lo es tanto, sufrió y mucho en su primer partido, tiene la baja de Dzsenifer Marozsán, su mejor jugadora, y además tendrán la presión de ser favoritas. España ha demostrado que ya no está tan lejos y en su último enfrentamiento empataron a cero y la selección terminó «con la sensación de que se puede...».

«No hace mucho contra Alemania nos costaba muchísimo pasar del centro del campo y no te digo crear ocasiones, pero en el último partido el resultado pudo ser a favor de ellas, pero pudimos ganar y nos reforzó para afrontar el partido con todas las garantías», aseguró el seleccionador. «Ese partido debe ser una referencia porque, aunque fue el último con la antigua seleccionadora, las jugadoras son prácticamente las mismas. Fuimos a por el partido», señala como mensaje a sus jugadoras.

Un Jorge Vilda que anda valorando si apostar por el plan A con el que debutó ante Sudáfrica o dar paso al plan B, con jugadoras más jóvenes que revolucionaron el partido ante las africanas. Es el caso de la asturiana Lucía García, sobresaliente en el debut. La allerana fue el revulsivo que necesitaba un equipo angustiado por no poder traducir en gol su dominio. Su tanto, el tercero de la cuenta de España, redondeó una tarde para la historia.

También fue protagonista Jennifer Hermoso que se atrevió incluso a animar a su entrenador a llevar a cabo ese cambio, pidiendo la entrada de Nahikari, con la que se siente más cómoda. «Mi estilo es asociativo, juego entre líneas y doy el último pase. Con ella estuve más libre porque fijaba más», dijo sin tapujos. El seleccionador ya avisó antes del Mundial de que además del plan A «que todo el mundo conoce», cuenta con un plan B -que vimos tras el descanso ante Sudáfrica- e incluso un plan C para la épica. Apueste por el que apueste, España saldrá a ganar y a protagonizar la primera gran sorpresa del Mundial.

La baja de Marozsán

El conjunto dirigido por Martina Voss-Tecklenburg llega con toda la presión tras su mal partido ante China y con la baja confirmada de Dzsenifer Marozsán, su gran estrella. La alemana recibió un duro golpe en el pie el sábado ante China y sufre «la fractura de un dedo» que le hace imposible jugar. Sin ella en el campo, Alemania sigue siendo un rival potente en lo físico, con un juego aéreo impresionante y una mezcla de veteranía y juventud con mucha calidad. «Sabemos del potencial que tiene Alemania y será indiferente que tenga o no una baja», recuerda Torrecilla.

La seleccionadora alemana tampoco se fía de España y afirma que no ganarán si no dan el «máximo». Voss-Tecklenburg destacó que el partido «va a ser entre dos selecciones del mismo nivel y los pequeños detalles decidirán. Ahora a lo mejor nosotras todavía cometemos menos errores que ellas, pero en todos los partidos hemos comprobado que juegan muy bien», dijo.

El partido será el primer gran duelo del Mundial y la expectación es máxima. España tiene poco que perder y mucho que ganar.

Más