Derbi asturiano

Derbi con buen rollo entre dos peñas del Sporting y del Oviedo de la comarca avilesina

La rivalidad gana con el buen rollo
Peñas del Sporting y Real Oviedo de la comarca de Avilés echan un pulso antes del derbi, jaleadas por sus respectivos seguidores en el campo de La Toba. / MARIETA

Seguidores rojiblancos y azules dan ejemplo y confraternizan antes del duelo

SANTY MENORAVILÉS.

Hubo un tiempo en que las aficiones del Sporting y Real Oviedo acudían juntos al partido de rivalidad, disfrutando de la convivencia y dejando la piquilla para la rivalidad deportiva. Hoy parece impensable. Medidas de seguridad extremas y un dispositivo que impide, en contra de los deseos de la mayoría de los seguidores, disfrutar del derbi como ocurre en otro estadios, en otros territorios. Los aficionados quieren recuperar su derbi y que mejor manera que dar ejemplo de convivencia y buen rollo en los días previos. Vecinos y rivales. Los colores rojiblanco y azul se ven día a día por las calles de Avilés, Piedras Blancas o cualquier otro punto de Asturias. Cada fin de semana decenas de peñistas ponen rumbo a la autopista para animar a su equipo ya sea en El Molinón o en el Carlos Tartiere.

Es semana de derbi, de duelo histórico, y eso se nota en las distintas peñas que se reparten por la geografía regional, una muestra de ellas reunida por EL COMERCIO en un lugar con cierto simbolismo como es el complejo deportivo La Toba-Hermanos Castro, lugar donde dieron sus primeras patadas al balón Jesús y Quini. No faltaron las bromas y tampoco las apuestas, siempre con un sentir común: «Queremos ganar el derbi, pero sobre todo ascender».

Por el bando rojiblanco se desplazaron hasta Llaranes miembros de la Peña El Portón, con su presidenta Cristina Suárez a la cabeza; mientras que en representación del Real Oviedo se mezclaron socios de las peñas Castrillón, en Piedras Blancas, y Camuel, en Avilés. El hijo del mítico portero, Javi Álvarez, apunta más alto que al derbi. «El año pasado recuerdo que ganamos al Sporting en el Tartiere y a partir de ahí nosotros fuimos para abajo y ellos acabaron jugando el 'play off'», recuerda. «Así que, prefiero perder el domingo y acabar subiendo».

El flanco sportinguista vuelve a recuperar ligeramente la sonrisa después de tres victorias consecutivas «que nos dan más moral para el derbi», aunque el optimismo todavía no impera en Avilés. «Nos tememos otra temporada más en Segunda. El equipo no acaba de arrancar ni de ser regular», lamenta el socio Manuel Prieto. Aun así, un derbi es un partido diferente, las dinámicas no importan tanto y «todos queremos ganar al máximo rival, y más en El Molinón».

Pese a ello, la comarca avilesina es un ejemplo de rivalidad sana. Sportinguistas y oviedistas coinciden a diario en el colegio, el instituto, el trabajo e incluso en casa. La 'piquilla' existe, pero nunca va más allá de las típicas bromas y chascarrillos, una constante que se debería repetir en cada cita.

Dentro de este ejemplo de convivencia, amor por el fútbol y saber estar, esta tarde, a partir de las 20.30 horas, el polideportivo de Piedras Blancas acogerá un partido solidario amistoso entre la Peña Sportinguista Sergio Álvarez, los veteranos del Sporting, la Peña Azul Olivares, y los veteranos del Real Oviedo. Los equipos jugarán combinados, la entrada colaborativa es de tan solo un euro y habrá sorteos y sorpresas entre los presentes.