Ródenas ajusticia al Sporting B

El sportinguista Zalaya, que envió una falta al larguero con tablas en el marcador, controla el balón presionado por David Marín. /  DANI SÁNCHEZ
El sportinguista Zalaya, que envió una falta al larguero con tablas en el marcador, controla el balón presionado por David Marín. / DANI SÁNCHEZ

El conjunto gijonés, sin acierto para rubricar sus ocasiones en la primera mitad, cayó derrotado con un gol de penalti en la segunda mitad

DAVID DE LA VARAMAJADAHONDA.

El Sporting B salió derrotado del Cerro del Espino por el Rayo Majadahonda. Por la mínima (1-0), con un tanto desde el punto de penalti firmado por Ródenas nada más salir al terreno de juego, se vio obligado a claudicar el conjunto dirigido por Samuel Baños.

En un escenario poco propicio para inaugurar su casillero, la casa de un recién descendido que ha efectuado una profunda remodelación este verano en su plantilla, el conjunto gijonés se topó con un rival que mantuvo la filosofía de juego de la temporada anterior: buen trato del balón y posesiones largas tras lo visto. Le costó asentarse al Sporting B sobre el césped del pequeño estadio majariego, aunque supo quitarse la presión de encima y rozar el gol en dos claras acciones.

La primera la protagonizó un viejo conocido del cuadro rayista, Chiki, que en el reencuentro con su antiguo equipo desbordó por la izquierda para sacarse un disparo al primer palo que detuvo Basilio. La segunda nació en las botas de Zalaya, encargado de lanzar una falta al borde del área que se estrelló en el larguero tras tocar en la barrera.

Si el encuentro tuvo un protagonista destacado, ese fue Javi Benítez. El guardameta del filial sportinguista solo pudo ser superado desde el punto de penalti tras completar una gran actuación, desbaratando una buena serie de ocasiones del Rayo Majadahonda. En el tiempo de prolongación de la primera mitad, el gijonés tuvo que emplearse a fondo para despejar un testarazo de Borja Díaz que olía a gol. El mismo destino tuvieron las acometidas de Iago Díaz, que fue una pesadilla para el Sporting B.

Mediada la segunda parte, el invicto de los pupilos de Samuel Baños llegaba a su fin. Una internada en el área del hiperactivo Iago Díaz acabó con una entrada de José Gragera. El colegiado García Verdura no dudó en señalar la pena máxima y Ródenas, que apenas llevaba cinco minutos en el terreno de juego, no desperdició la oportunidad de poner por delante en el marcador al Rayo Majadahonda.

El filial sportinguista adelantó líneas y fruto de la presión arrebató la posesión en los minutos finales a los hombres de Julián Calero, que estuvieron a punto de ver cómo se les escapaba la victoria con un gol de Bertín que el árbitro anuló por fuera de juego del extremo avilesino.

El cuadro majariego pudo sentenciar el partido en un puñado de contragolpes que no supo concretar, pero el marcador no volvió a moverse y el solitario tanto de Ródenas dictó sentencia. Bastó su acierto desde los once metros para que la andadura del Sporting de Gijón B esta temporada empezase con derrota en un desplazamiento complicado, frente a uno de los 'cocos' de la categoría.