«Este museo era la ilusión de mi hermano»

Luis Rubiales, Ana González y Javier Fernández, junto a la estatua de Preciado, en la que depositaron unas flores. / DANIEL MORA
Luis Rubiales, Ana González y Javier Fernández, junto a la estatua de Preciado, en la que depositaron unas flores. / DANIEL MORA

Falo Castro, junto a la familia, agradeció la creación de este santuario ante Luis Rubiales y el seleccionador Robert Moreno | La muestra reúne material de toda la carrera de 'El Brujo' y tendrá un espacio preferencial dedicado a sus años en el Sporting

GIJÓN.

Minutos antes de las doce y media del mediodía, la zona mixta de El Molinón fue el punto de encuentro para dar lugar a saludos, abrazos y anécdotas en recuerdo de Quini. En las entrañas del estadio donde tantas veces cantó gol con el Sporting, se guardan ahora todos los recuerdos del mayor mito de la historia del club. En el inaugurado Espacio Quini by Caja Rural de Gijón, un museo de casi 350 metros y tres salas a la altura de la leyenda.

«Quini es el mejor emblema de todo lo que el Sporting ha podido llegar a ser y significar», señaló la alcaldesa Ana González, acompañada por la recién nombrada directora general de Deportes, Beatriz Álvarez. «Que Enrique Castro fuera elegido hijo adoptivo de nuestra ciudad es una evidencia de lo que Quini significa para los gijoneses, que lo ha sido casi treinta años después prueba que la persona y su relación con la sociedad trasciende al futbolista», manifiesta el presidente del Sporting Javier Fernández.

«Esto que veis aquí era la ilusión de mi hermano», se expresaba con emoción a las puertas del museo un emocionado Falo Castro: «Él quería juntar todos sus recuerdos y que la gente los viera y los disfrutara». Antes de la inauguración, el presidente de la Federación Española, Luis Rubiales, acompañado por Ana González y por Javier Fernández, realizó una ofrenda floral a los pies de la estatua de Manolo Preciado, con el que coincidió en el Levante.

Rubiales, que se comprometió antes de ser elegido presidente a rendir un homenaje a Quini, se mostró en todo momento muy cercano a toda la familia de 'El Brujo' y a su homólogo en el Sporting, Javier Fernández. «Todo el fútbol está con Quini», dijo instantes antes de otorgarle a la familia una replica del premio a los valores del Deporte Enrique Castro Quini, cuya primera edición se entregó por la noche a la Escuela de Fútbol de Mareo y a Juan Mata como los primeros galardonados.

Muchos de los seres queridos de 'El Brujo' acudieron a la inauguración. Familiares, amigos y algunos de sus excompañeros aprovecharon para conocer el museo, como Churruca, Ablanedo, Redondo, Cundi y Eloy Olaya entre otros. También entre los presentes estaba el exfutbolista y exentrenador del Sporting Abelardo y los exjugadores Giner David Cano y Marcelino Elena.

En la víspera del encuentro que tendrá lugar hoy entre España e Islas Feroe, la Federación quiso estar en todo momento muy presente con el Sporting y con la familia de Quini. Junto a Luis Rubiales se encontraba el seleccionador nacional, Robert Moreno, que dejó la concentración con 'La Roja' para presenciar la inauguración del Espacio Quini y el presidente de la Federación Asturiana, Maximino Martínez.

La imagen de un holograma del propio Quini es la primera impresión que tendrán los visitantes al museo. Junto al holograma, la icónica fotografía de Puche de aquel acrobático remate de 'El Brujo', que por encima del resultado. «Lo más hermoso de esa imagen es que ni siquiera fue gol, pero representa las ganas de conseguir algo», explicaba Ana González.

Más adelante, en una segunda sala, están los recuerdos de su trayectoria: desde sus inicios en el Ensidesa hasta su paso por el Sporting y el Barcelona, y que tiene como parte más destacada los siete trofeos 'Pichichi' que logró llevarse en su carrera. La siguiente sala recuerda su recorrido en la Selección, mezclado con camisetas regaladas a Quini de futbolistas de talla mundial como David Villa, Neymar, Iniesta, Leo Messi y Cristiano Ronaldo. Las paredes de la última sala están decoradas con frases que futbolistas de la talla de Sergio Ramos, Cazorla y Julio Alberto dedicaron a Quini tras su fallecimiento.

«Queremos que su espacio nos recuerde a la buena persona. Bastaba con su sonrisa para trasmitirnos a todos una sensación de paz, tranquilidad y confianza», reiteraba Javier Fernández, acompañado por los consejeros Javier Martínez y Fernando Losada.

Cargada de emotividad, la presentación, también, tuvo un momento para las sonrisa, escenificada en Falo Castro, que recordó cómo se inició la construcción del santuario de Quini con una conversación hace unos cuantos meses con Carlos Barcia. «Con Carlos empezó la idea de hacerlo todo. Empezamos con un 'cuartito' pequeño y después vino 'el presi' y dijo 'no vamos a hacer más, más, más' y al final casi nos quedamos con el campo», explicó entre risas. «Este es uno de los actos más emocionantes en los que he participado», apuntó la alcaldesa, que envió un gran «abrazo» a Luis Enrique y se despidió del acto con una última 'perla' del legado de Quini. «Para cuatro días que vives, no puedes vivir amargado. Intentaremos seguir tu consejo».

Más información