«Tratamos de cambiar el horario del partido»

Samuel Baños lamenta que la visita del Ibiza coincida con el encuentro del primer equipo en Fuenlabrada

A. MENÉNDEZGIJÓN.

Con la tranquilidad de la victoria ante el Internacional (1-0) y el buen juego desplegado, el Sporting B encara su segundo encuentro consecutivo en Mareo con la ambición intacta.«Tenemos ganas de que llegue el domingo», avisa Samuel Baños, satisfecho con la evolución de sus jugadores a lo largo de la semana de trabajo en la Escuela de Fútbol.

La visita del Ibiza coincide con el partido del primer equipo en Fuenlabrada (domingo, 12 horas). Una circunstancia que en principio parece que derivará en una menor afluencia de seguidores para visionar el partido del filial en Mareo.

«Esperamos que vaya gente. Los equipos de las islas tienen que jugar de sábado o de domingo por la mañana por el viaje de vuelta. Tratamos de cambiarlo el horario del partido al sábado, pero no se pudo», explica el entrenador, que espera que la coincidencia «no influya demasiado» pese a ser consciente de el tirón del primer equipo entre la afición «Sabemos que manda mucho», incide.

Regresa Samuel a los banquillos tras cumplir sanción ante un rival de envergadura, el Ibiza, dirigido por Pablo Alfaro, segundo clasificado de competición. «Tienen jugadores de nivel y experiencia», apunta, convencido de la dificultad del encuentro. «Sabemos que los partidos en casa y fuera de casa cambian, pero va a ser durísimo, como todos», incide. «Tienen un presupuesto importante y la gente que dirige al club y que está en los banquillos sabe de qué va la cosa y para el crecimiento de un club es importante rodearse de gente con experiencia. El Ibiza es un claro ejemplo de eso», hace hincapié Samuel.

Exige el encuentro en Mareo un punto 'extra' de concentración ante un equipo repleto de futbolistas que acumulan muchos minutos de rodaje en el fútbol. «Es normal que dominen facetas del juego que los chavales tienen que aprender. Esto es una Escuela para todos, incluido el cuerpo técnico», señala el preparador.

La prestigiosa victoria ante el Internacional reivindicó el trabajo del filial y confirmó la irrupción de Bertín, goleador, o de César García, afilado en el extremo. «Tenemos que tener tranquilidad. Trabajar y disfrutar del camino. No marcarse objetivos ni individuales ni colectivos a largo plazo porque distraen», apunta, con cautela, el entrenador. «Veo a los chavales con buena disposición al trabajo y creo que es donde tienen que centrar su energía. Lo que podemos controlar es que entrenen con ganas e ilusión para cuando llegue la oportunidad, puedan estar preparados», enfatiza siempre bajo el mismo discurso el entrenador.