Varapalo fabril ante el Universidad

El capitán del Universidad, Pedro Somoano, pugna por el balón con el fabril Villa. /  PABLO LORENZANA
El capitán del Universidad, Pedro Somoano, pugna por el balón con el fabril Villa. / PABLO LORENZANA

Manolo, en una acción de estrategia, ajustició al Gijón Industrial en un duelo directo por eludir el descenso decidido por la mayor pegada local

DANI RUIZ OVIEDO.

Dolorosa derrota del Gijón Industrial, que dio un paso atrás en su camino hacia la permanencia al irse de vacío (2-1) del feudo del Universidad. Con ambos equipos enfrascados en la pugna por eludir el descenso, la trascendencia clasificatoria se trasladó al terreno de juego en un duelo tenso marcado por la brega, pero no exento de llegadas a ambas áreas.

En el quinto minuto de juego, Prida puso de cara el partido para el Universidad al zafarse de la vigilancia de dos de sus marcadores antes de conectar un potente disparo abajo ante el que nada pudo hacer Vilches. Con ventaja en el marcador, los locales consiguieron alejar el balón de las dos áreas y comenzó a imperar el centrocampista mientras el conjunto dirigido por Chiqui de Paz trataba de romper ese tendencia estirando líneas. Fruto de ese ímpetu, Villa puso en aprietos al guardameta local Marcos, que reaccionó con acierto para desviar con el pie el remate con la pierna izquierda del gijonés, pero no pudo evitar el empate cuatro minutos más tarde.

Ya en la recta final del primer período, Dani Peláez lució la precisión de su golpeo a balón parado al lanzar una falta con efecto que se envenenó tras el bote y se coló cerca del palo. El centrocampista restableció unas tablas que ambos equipos trataron de deshacer desde el inicio de la segunda parte. En el primer minuto de la reanudación, Prida se aprovechó de un error defensivo, pero en su remate se topó con la acertada intervención de Vilches.

El veterano cancerbero volvió a ser clave para que su equipo no se viese en desventaja al desbaratar un disparo de Jambrina y la réplica llegó por medio de Pablo Hernández, que conectó un remate que se fue rozando el palo. En el último tercio, los de Chiqui de Paz volvieron a acariciar el segundo tanto cuando la madera evitó un gol en propia meta del Universidad en un intento de despeje.

No aprovechó el conjunto fabril sus oportunidades y lo pagó, ya que en el minuto 79 Manolo aprovechó una falta botada en corto para batir a Vilches por el palo largo y desnivelar el choque. Reaccionó el Industrial, que tuvo en la cabeza de Dani Peláez el empate, pero Marcos desbarató el testarazo para asegurar una victoria del Universidad que aviva sus esperanzas de eludir el descenso.