Segunda División B

Un viaje de diez mil kilómetros

Arriba, de izquierda a derecha, Samuel (Sporting B) y Javi Rozada (Oviedo B). Abajo, Oli (Marino) y Dani Mori (Langreo). /
Arriba, de izquierda a derecha, Samuel (Sporting B) y Javi Rozada (Oviedo B). Abajo, Oli (Marino) y Dani Mori (Langreo).

El Marino, el Sporting B, el Oviedo B y el Langreo tendrán además once desplazamientos a Galicia y Madrid | Los equipos asturianos compartirán grupo con canarios, baleares y el Melilla

VÍCTOR M. ROBLEDOGIJÓN.

Los equipos asturianos acumularán más kilómetros que nunca la próxima temporada en Segunda B. La Federación Española anunció ayer la composición de los cuatro grupos de la categoría. Los equipos asturianos compartirán el grupo I con gallegos, madrileños, canarios, baleares y el Melilla. Descontando los tres desplazamientos por la región, el Marino, el Sporting B, el Oviedo B y el Langreo deberán recorrer más de diez mil kilómetros.

«Tenemos que cruzar toda España cinco veces con un equipo semiprofesional en el que hay gente que trabaja, y además con las conexiones que tenemos en Asturias. Yo no esperaba que saliera esta propuesta», admite Víctor Fernández-Miranda, presidente del Langreo.

El grupo está formado por Pontevedra, Coruxo, Celta B, Racing de Ferrol, Oviedo B, Langreo, Sporting B, Marino de Luanco, Rayo Majadahonda, Atlético B, Castilla, San Sebastián de los Reyes, Inter de Madrid, Las Rozas, Getafe B, Peña Deportiva, Ibiza, Atlético Baleares, Las Palmas Atlético y Melilla. «El hándicap son los desplazamientos, pero hay que afrontarlo como viene, con toda la ilusión y ganas de competir y hacerlo bien», aseguró tras conocer la composición Samuel Baños, nuevo técnico del filial del Sporting de cara a la próxima temporada, que valora en cualquier caso que «va a ser un grupo de nivel, con filiales importantes y equipos gallegos».

Precisamente la presencia de filiales puede ser uno de los atractivos del grupo, especialmente del Real Madrid Castilla, donde el conjunto blanco tiene previsto inscribir a futbolistas como el japonés Kubo o el brasileño Rodrygo, fichados para dar el salto al primer equipo a corto plazo y con fichas que superan el presupuesto de la mayor parte de los equipos.

«No son los grupos que nos gustaría, ya que propusimos otros en los que el factor geográfico era determinante. Ahora es una decisión en firme y hay que respetarla, competir y hacer un buen año. Vamos con la máxima ilusión», aseguró Manolo Paredes, vicepresidente del Oviedo, cuyo filial competirá de nuevo la próxima temporada en la categoría a las órdenes de Javi Rozada.

En una línea similar se expresa Oli, técnico del recién ascendido Marino, que considera «extraña», la composición del grupo aprobada por la Federación Española ayer. «Por primera vez los asturianos y gallegos tienen que ir a Melilla, pero bueno, vamos a afrontarlo con la máxima ilusión, como debe de ser», asegura.

Un buen escaparate

Pese a que esperaba otro reparto, Oli encuentra lecturas positivas. «Es un grupo bonito para jugar y competir. Hay siete filiales y tiene equipos que van a aportar por tener la pelota». El técnico del Marino subraya además que habrá «gente joven y fresca, con ganas de abrirse camino», además de varios equipos que parten como serios candidatos al ascenso, como el Melilla, el Pontevedra o el Castilla». «Va a tener una buena repercusión mediática al tener siete equipos de Madrid. Es un buen escaparate para los futbolistas», añade Oli.

En el Langreo confiaban en que la propuesta, presentada hace dos semanas, no saliera adelante. «Nosotros creíamos que nos iban a encuadrar con navarros, murcianos y aragoneses. Era mucho más sencillo. Solo había que meter al Orihuela en el grupo de Murcia, que casi les queda más cerca que Alicante, pero por no mover a un equipo tenemos que viajar gallegos y asturianos por toda España», recalca el presidente.

Al margen de los filiales del Real Madrid y del Atlético de Madrid, en el grupo destaca la presencia del Rayo Majadahonda, recién descendido desde Segunda División. También es llamativo el proyecto del Atlético Baleares, que se quedó a un solo gol del ascenso a la categoría de plata en la última eliminatoria ante el Mirandés. En las Islas Baleares habrá otros dos equipos: la Peña Deportiva y el Ibiza. Miles de kilómetros e incógnitas para los asturianos del fútbol de bronce.