https://static.elcomercio.es/www/menu/img/deportes-golf-desktop.jpg

El presunto asesino de Celia Barquín confesó días antes que quería «matar a una mujer»

Celia Barquín, el pasado 28 de julio, con el trofeo del Campeonato de Europa femenino amateur conquistado en Eslovaquia. / EFE

Collin Daniel Richards ha sido ya acusado de asesinato y se le ha impuesto una fianza de 5 millones de dólares

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

«Ha llamado un hombre desde Coldwater. Cuentan que una mujer estaba jugando al golf y no la encuentran por ninguna parte». Con esa llamada el servicio de emergencias alertaba a la policía de Ames (Iowa, Estados Unidos) de una denuncia ciudadana. Poco después aparecía el cuerpo sin vida de la cántabra Celia Barquín.

Según avanza www.eldiariomontanes.es, como cada mañana, había ido a entrenar al campo de Coldwater Golf Links, en Ames, algo que a sus 23 años se había convertido en su rutina. Se había cruzado con un empleado del campo con el que había charlado brevemente –el mismo que posteriormente dio la primera voz de alerta– y cuando estaba ya en el recorrido, un tipo (la policía ha detenido a Collin Daniel Richards, de 22 años) con distintos antecedentes por delitos menores la salió al paso con un arma blanca. Intentó defenderse, pero el atacante terminó con su vida y abandonó el cuerpo en el estanque del propio campo, a poca distancia de donde había quedado su bolsa de palos. Fue entonces cuando esa misma persona con la que había estado a primera hora observó la bolsa abandonada y sospechó que algo había ocurrido. Incapaz de localizarla, avisó a los servicios de emergencia y estos a la policía local, que finalmente localizó el cuerpo con diferentes heridas en la parte alta del torso, el cuello y la cabeza.

Noticias relacionadas

Este es, a grandes rasgos y con toda la prudencia que exige la escasez de información y lo temprano del momento de la investigación, el relato de los últimos momentos de Celia Barquín. Los datos se fueron dando a conocer con mucha prudencia a lo largo del día. Pero por la tarde, la policía local de Ames informó de un testigo que habría declarado a la policía que había oído decir al detenido que «sentía la necesidad de violar y asesinar a una mujer». Además, Richards había instalado una tienda de campaña junto al campo de golf y en el momento de su detención, tenía «varios rasguños en la cara y una profunda laceración en la mano izquierda». Durante la búsqueda de indicios, los agentes encontraron a ese testigo, que responde a las siglas D.B. y que, cuando se aproximaron a él, preguntó de inmediato «¿Qué le ha hecho a ella». Acto seguido, esta persona guió a los policías al lugar donde estaban la tienda de campaña que había compartido con el detenido.

De momento se sigue investigando si hubo un intento de violación, ya que el detenido tenía marcas de forcejeo en la cara, según confirmó la policía. El 112, el teléfono de Emergencias Madrid, recibió en la madrugada del martes una llamada de la Policía de Iowa informando de la aparición del cadáver de la española asesinada con el fin de intentar contactar con sus familiares.

El presunto asesino, Richards, compareció ya en la tarde del martes ante un juez de una corte del estado de Iowa, que le impuso una fianza de 5 millones de dólares en efectivo y fijó una audiencia preliminar para el 28 de septiembre. Durante el interrogatorio, el acusado detalló que antes de ser detenido estuvo por la mañana con una persona en una residencia cercana. Esa persona fue más tarde interrogada por los agentes a los que precisó que el sospechosos había acudido a su vivienda cubierto de sangre, agua y arena, y que al verlo así le ofreció que se lavara allí.

La Policía también ha enc0ntrado en el lugar del suceso una mochila que supuestamente había llevado el presunto asesino y de la que se había desecho antes de entrar en contacto con los agentes, además de un cuchillo con restos de sangre, según ha relatado el comandante de la Policía de Ames, Geoff Huff.

Por el momento, las autoridades no han descubierto ninguna relación entre el supuesto asesino y la joven española, que se encontraba entrenando sola en el momento del ataque.

«Habíamos tenido encontronazos con él en el pasado, pero no tengo detalles sobre antecedentes criminales o cuántas veces tuvimos esas altercados con él», comentó Huff sobre el historial del acusado.

El comandante también señaló que por ahora no pueden informar del móvil del asesinato y que están analizando videos grabados por testigos en el lugar de los hechos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos