Japón da la sorpresa y derrota a Sudáfrica

Los japoneses celebran su gran victoria ante Sudáfrica. /
Los japoneses celebran su gran victoria ante Sudáfrica.

Los nipones logran así su primera victoria en una Copa del Mundo desde que ganasen a Zimbabwe en 1991 y ante una de las mayores potencias

COLPISA / AFP

La selección japonesa de rugby protagonizó la primera gran sorpresa del Mundial que se celebra en Inglaterra tras imponerse este sábado a Sudáfrica, una de las grandes potencias de este deporte, por 34-32, en partido del grupo B. Japón, que albergará el próximo Mundial, logra así su segunda victoria en una Copa del Mundo. La otra fue contra Zimbabue en 1991.

El héroe fue Karne Hesketh que materializó el try con el tiempo ya cumplido con el que ganaron los japoneses, aunque la estrella fue Ayumu Goromaru, autor de 24 puntos, incluido un try.

Gran potencia de este deporte, Sudáfrica, doble campeona del mundo (1995 y 2007) y aspirante a convertirse en Inglaterra en el primer país con tres coronas mundiales, sufren una de las derrotas más humillantes de su historia.

Los sudafricanos casi siempre estuvieron por delante en el marcador, pero los japoneses se mantuvieron con opciones gracias al acierto de Goromaru con su juego de pie.

Con el try de Adriaan Strauss y la conversión de Andree Pollard, los Springboks se colocaron 29-27 a falta de 18 minutos para el final y creían tener el partido en el bolsillo, pero Goromaru logró un ensayo y la posterior conversión para colocar el partido en empate a 29 puntos a falta de 10 minutos.

Pollard puso de nuevo a los sudafricanos por delante con un penal (72), pero los japoneses acabaron presionando a sus rivales, que jugaron los últimos minutos en inferioridad por la expulsión temporal de Coenie Ooshuizen (79).

Ante 30.000 espectadores incrédulos que abarrotaban el estadio de Brighton (sur) donde se celebró el encuentro, los japoneses apretando a la defensa sudafricana en la línea de 22 hasta que encontraron un resquicio y Hesketh materializó un try para la historia.

A través de las cámaras de televisión se pudieron ver a numerosos seguidores el XV japonés con lágrimas en los ojos una vez consumada la sorpresa.

Esta victoria, la más importante en la historia del rugby japonés, puede suponer una gran bocanada de oxígeno para este deporte en el país asiático y una gran tarjeta de presentación para el Mundial que se celebrará en Japón dentro de cuatro años.

"(Los japoneses) dijeron que jugarían y que lucharían y eso es lo que han hecho. Ahora, queda una chance de acabar líder de grupo, pero deberemos ganar todos los partidos", analizó el capitán de los Springboks Jean de Villiers.

Sudáfrica jugará contra Samoa el 29 de spetiembre, contra Escocia el 3 de octubre y frente a Estados Unidos el 7 de octubre para buscar una de las dos primeras plazas de grupo B y clasificarse para los cuartos de final.