Asturias gana la Batalla de Rande

Kimbo Vallejo, tras llegar a meta, en la isla gallega de San Simón./B. R.
Kimbo Vallejo, tras llegar a meta, en la isla gallega de San Simón. / B. R.

Kimbo Vallejo y Patricia Agüera se alzan con el triunfo en la dura travesía gallega

DANI BUSTOGIJÓN.

Él empezó con «algo de miedo», pero se vio con fuerzas a mitad de carrera y terminó por alzarse con la victoria. Ella, tras superar los primeros kilómetros, que fueron «durillos», disfrutó con la experiencia y también se subió a lo alto del podio. Los asturianos Kimbo Vallejo y Patricia Agüera se proclamaron vencedores este sábado en la VII Travesía a nado Batalla de Rande, una competición de 27 kilómetros que empieza en las Islas Cíes, se interna por la ría de Vigo y finaliza en la Isla San Simón. Ambos dejan su nombre escrito para la posteridad en una prueba que está considerada como la más dura de España.

El nombre de esta competición, Batalla de Rande, no es baladí. Buena parte del recorrido de esta travesía transcurre en mar abierto y el oleaje y las corrientes pueden ser traicioneros. Tampoco ayuda la temperatura del agua -que ronda los 16 grados-, en la que los nadadores pasan entre seis y diez horas.

Para el veterano nadador del Grupo Covadonga, de 55 años, esta era su primera travesía de 27 kilómetros. Previamente, había competido en alguna prueba de doce kilómetros, pero esta vez decidió doblar su apuesta. Y la jugada le salió bien. «Íbamos en un grupo y me sentía muy cómodo. Avanzábamos con un ritmo tranquilo», describe Kimbo Vallejo. Cruzado el ecuador de la prueba, el nadador olímpico en Moscú 80 y Los Ángeles 84 tiró de experiencia para llevarse el triunfo con un tiempo de 6h.24.35. «Uno de los chicos empezó muy fuerte, yo fui tranquilamente detrás hasta que lo alcancé, lo pasé y llegué al final», recuerda.

A Patricia Agüera le «prestó mucho» esta travesía gallega. Además, logró sacarse esa espinita que tenía pendiente desde que intentó el año pasado completar otra prueba de esta misma distancia y tuvo que retirarse. En esta ocasión, no solo logró finalizar, sino que se aupó a la primera posición con un tiempo de 7h.16.11.

Para la nadadora grupista, la clave fue mantener la fortaleza mental. «Cuando no estás acostumbrada, no sabes cómo va a responder el cuerpo al estar tanto tiempo en el mar», indica la gijonesa, de 31 años.

Los dos 'debutantes' hicieron buena la expresión 'veni, vidi, vici' -vine, vi, vencí- en una batalla solo apta para los más valientes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos