Bouzán y Fiuza dominan el Piloña

Kevi Menéndez arenga a una auténtica legión de Tritones y Tritoninos durante el desfile por las calles de Infiesto. /  FOTOS: XUAN CUETO
Kevi Menéndez arenga a una auténtica legión de Tritones y Tritoninos durante el desfile por las calles de Infiesto. / FOTOS: XUAN CUETO

En K1 el vencedor fue Guillermo Fidalgo y en mujeres, Mariana García. Cientos de personas participaron en el desfile y el descenso popular contó con sesenta canoasÓscar Martínez y Emilio Llamedo se hicieron con la plata en el 40 Descenso

ENRIQUE CARBALLEIRA INFIESTO.

El Descenso del Piloña vivió ayer una de sus grandes jornadas, uno de esos días en los que todo sale bien y nada interrumpe la consecución perfecta de cada una de sus actividades. La excelente meteorología animó a muchas personas, tanto de Piloña como de otros puntos de Asturias, a vivir el espíritu de los descensos fluviales tan arraigados en la comarca. La figura de Dionisio de la Huerta, reflejada en los grupos de animación que participaron en el desfile y en los mismos piragüistas, flotó en el ambiente desde primera hora de la mañana y hasta bien entrada la madrugada.

El buen tiempo, más veraniego que primaveral, acompañó desde primera hora a los participantes en el descenso popular, que comenzaba al mediodía. Desde la reciente creación de esta prueba, que no tiene carácter competitivo, el cupo de sesenta canoas se completa rápidamente en cuanto se abre el plazo de inscripción. Parejas de amigos, de vecinos y familiares se animaron a montarse en una de estas canoas, mucho más fáciles de guiar y de mantener sobre el agua que las piraguas que por la tarde disputaron la carrera absoluta.

K2
Walter Bouzán y Álvaro Fernández Fiuza (1º), Óscar Martínez y Emilio Llamedo (2º) e Iván Rodríguez y Luis Antonio Prieto (3º).
K1 masculino
Guillermo Fidalgo, Isaac Sixto Menéndez y Eduardo González.
K1 femenino
Mariana García, Celia Remis y Valeria Perea.

El tramo, además, es mucho menos exigente, como es lógico. Así, los participantes salieron desde las inmediaciones del Santuario de La Cueva para terminar en el Puente Vieyu, que por la tarde hizo las veces de salida de la competición hasta Sevares. Pese a ser un trayecto corto, muchos participantes afirmaban sentirse «molidos» por la tarde.

También durante la mañana se disputaron las pruebas de los más pequeños, buscando una mayor seguridad y concentrar la competición en la zona urbana del río, en Infiesto.

Mientras todo esto ocurría en la orilla del río, en Infiesto se iba notando la buena respuesta del público y los diferentes establecimientos hosteleros comenzaban a recibir la llegada de clientes. La pausa para comer fue corta, puesto que muy temprano, al filo de las tres y cuarto, los participantes en el desfile folclórico ya se concentraban para comenzar la celebración. Y de nuevo se vivieron momentos llenos de diversión y alegría que recordaban las míticas ediciones de los descensos que se vivían décadas atrás.

Los Tritones y especialmente sus bases, los Tritoninos, llevaban la voz cantante a la hora de animar con sus cánticos y bailes. Kevi, el presidente del grupo, iba en cabeza dirigiendo y proponiendo las canciones y lemas más oportunos y, en algunos casos, pidiendo más movimiento a la comitiva. Está claro que el veterano grupo de animación, ligado desde sus inicios a Dionisio de la Huerta y a los descensos en piragua, cuenta con efectivos suficientes para continuar con la necesaria renovación.

La comitiva estaba compuesta, además, por diferentes grupos de animación tanto de Piloña como de otros concejos de la comarca, pues está claro que todo suma a la hora de hacer frente común por el piragüismo en Asturias. Y en estos casos también la originalidad, así como ciertas dosis de humor, contribuyen a que el público disfrute con cada carroza. De esta manera, no faltaban grupos formados por botellas de sidra con su correspondiente sacacorchos, tribus prehistóricas -quizás neandertales- con pareja de dinosaurios incluida, grupos de diablesas con tridente y piragüistas llenos de ritmo. El público, entregado, disfrutaba con cada grupo y animaba desde ambos márgenes de la calle Covadonga.

Tras el desfile llegó el momento de centrar la atención de nuevo en el puente de salida, donde el público ya se concentraba. Llegó la hora de las intervenciones de algunos de los presentes. El edil de deportes, Elías Llano, pronunció unas palabras con sabor a despedida, puesto que ha anunciado que no repetirá como concejal en las próximas elecciones municipales. El alcalde del concejo, Iván Allende, también se mostraba feliz por disfrutar junto a los piloñeses de una prueba que «pone de relieve la gran colaboración que se establece dentro del concejo y con otros concejos vecinos», alabando las condiciones que presentaba el día.

También el alcalde del vecino municipio de Parres, Emilio García Longo, saludaba a los presentes y mostraba su satisfacción por «estar presente en un evento que siempre contará con la colaboración de los parragueses». Hasta Don Pelayo se animaba a dirigirse a los presentes para destacar las excelentes condiciones de la prueba y la bonanza de día: «hay una moza en Sevares que se encarga de pedir estos días tan estupendos. En Piloña siempre conseguimos lo que pedimos, hasta perres, porque somos cumplidores», bromeó.

Finalmente, el pregonero de la prueba, el piragüista y policía Saúl Craviotto, también se dirigió a los presentes para mostrar su satisfacción por estar en Piloña, «aunque ha sido complicado porque hay varios compromisos estos días». Habló de sus logros como deportista, pero también de su faceta más popular como personaje público, especialmente tras su participación en programas televisivos.

Tras el pregón y el 'Asturias, patria querida', los deportistas se lanzaron río abajo, primero las K2 y luego las K1. Fue un descenso rápido, favorecido por las buenas condiciones del río, hasta alcanzar la meta de Sevares, donde los aficionados desplazados en el tren fluvial recibieron a los deportistas. Fue la pareja conformada por Walter Bouzán y Álvaro Fernández Fiuza la que se impuso, con una holgada victoria, por delante de Óscar Martínez y Emilio Llamedo. En K1 los vencedores fueron Guillermo Fidalgo en categoría masculina y Mariana García en femenina.

Tras la prueba, la actividad se trasladó de nuevo a la plaza Mayor de Infiesto, donde comenzó una gran celebración que incluyó la entrega de premios. Entre estos galardones no faltaron los que reconocieron la labor artística de los alumnos participantes en el concurso de dibujo organizado por la Ampa del colegio L'Ablanu. Los chavales fueron fuertemente ovacionados. Por último, para reponer fuerzas, la organización elaboró varias paellas que permitieron el reparto de cientos de raciones.