Atletismo

Hortelano revienta el histórico récord de 400 de Cornet en Madrid

Bruno Hortelano celebrando el récord de España de 400 metros. /EFE
Bruno Hortelano celebrando el récord de España de 400 metros. / EFE

Supera a Husillos con un tiempo de 44.69 y se convierte en el primer atleta en medio siglo en poseer a la vez el triplete de plusmarcas españolas: 100, 200 y 400

MIGUEL OLMEDAMadrid

El 5 de septiembre de 2016, la vida de Bruno Hortelano cambió para siempre. Un grave accidente de tráfico, apenas un mes después de proclamarse campeón de Europa de 200 metros, ponía en jaque no sólo su carrera deportiva, sino su vida. Afortunadamente, 'sólo' su mano sufrió daños considerables. Pero correr, ni hablar por el momento. Meticuloso con su estado de forma, renunció al Mundial de Londres por no encontrarse al nivel óptimo y pospuso su regreso hasta esta primavera. Hortelano había sorprendido a propios y extraños con un extraordinario rendimiento en su vuelta a las pistas, pero fue este viernes, 22 de junio, cuando su vida cambio para siempre otra vez.

En el Meeting de Madrid, Bruno hizo historia de nuevo. Y ya son muchas las ocasiones. La Federación Española había vendido su enfrentamiento con Óscar Husillos en el 400 por todo lo alto, y el resultado no pudo ser mejor. Hortelano y el palentino llegaron mano a mano a la última recta después de volar sobre el tartán en los 300 metros anteriores. El crono, además, pintaba a puerta grande. Finalmente, 44.69 para Bruno y sólo cuatro centésimas más para Óscar. El récord de España de Cayetano Cornet, 44.96 desde 1989, acababa de quedar obsoleto, desfasadísimo. Las gradas de Moratalaz, que no dejaron de aplaudir durante la vuelta a la pista, estallaron. No era para menos, habían sido testigos de una carrera histórica.

«Adrian (Durant, su entrenador) me dijo al principio de temporada que haríamos el 400 hasta que lograra bajar de 45 segundos. No lo quise decir en ningún momento, pero es la realidad. El objetivo después de las dos primeras carreras era hacer justamente esto, aunque no sabíamos exactamente la marca, sólo que tenía en las piernas algo mucho mejor que 45.67», confesó el flamante plusmarquista español al finalizar la carrera, cuando la marea de niños que se agolpaba en busca de un autógrafo, una foto, o incluso el dorsal, le dio un respiro.

Con la vista en Berlín

Hortelano, además, se convirtió en el primer atleta en medio siglo en poseer a la vez los tres récords de España de la velocidad: 100 (10.06), 200 (20.12) y 400 (44.69), una hazaña que sólo había logrado Ramón Magariños. «Esto es sólo el principio», asegura Bruno, que a partir de ahora, «con los deberes hechos en el 'cuatro'», volverá a centrarse en su prueba favorita, el 200, de cara a defender su título de campeón europeo el próximo mes de agosto en Berlín. «No me da miedo ningún rival, es un duelo conmigo mismo, para dar lo mejor de mí y romper barreras», afirma, dejando entrever el «sueño» de bajar de 20 segundos en el doble hectómetro.

De igual manera que confía en convertirse «algún día» en el primer español en correr los 100 metros en menos de 10 segundos, y admite la posibilidad de hacer uno este año: «eso lo dirá el tiempo». Igual que dirá, aunque confía en que así sea, si dobla el 200 con el relevo largo en el Campeonato de Europa: «Viendo como estamos los cuatro (Husillos, Samuel García, Lucas Búa y él mismo), tenemos muchas posibilidades de dejar huella». Preguntado por la posibilidad de bajar de tres minutos y batir en el 4x400 un nuevo récord nacional, Hortelano hace mutis por el foro. «Prefiero no pensar en marcas porque eso significaría ponernos una barrera, y creo que no tenemos límites». Palabra de una leyenda del atletismo español.

Tortu, el 'hijo' de Pietro Mennea

Bruno Hortelano fue la gran figura del Meeting de Madrid, donde acaparó el cariño de la afición, pero no la única. El italiano Filippo Tortu, una de las grandes promesas de la velocidad europea, bajó por primera vez de los diez segundos (9.99) en los 100 metros, poniendo fin al histórico récord transalpino de Pietro Mennea (10.01). El límite de Tortu, con sólo 20 años, es una incógnita, aunque el mundo del atletismo ya le considera el candidato más firme a ser el atleta blanco más rápido de todos los tiempos. Para poner en contexto su éxito: el mitin de Roma perteneciente al circuito de la Diamond League lleva el nombre Mennea. Y él, siendo todavía un adolescente, ya ha superado sus registros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos