Carreño gana al Goffin en Metz y venga su derrota del Open USA

Carreño gana al Goffin en Metz y venga su derrota del Open USA

El asturiano se encontró muy cómodo a lo largo de todo el encuentro, inspirado con su primer servicio

J. L. C.GIJÓN.

Precisamente en el partido del Open USA contra Goffin fue donde Pablo Carreño mostró la recuperación de su mejor juego. El gijonés, número 62 del mundo, estuvo a punto de doblegar al belga, pero quizá le faltó esa dosis de fortuna que a veces se necesita para ganar. Sin embargo, ayer en Metz, Carreño le venció de forma muy clara (6-3 y 6-2) al número uno y gran favorito para hacerse con este torneo, en el que el vencedor se llevará 250 puntos. El asturiano se encontró muy cómodo a lo largo de todo el encuentro, inspirado con su primer servicio y con una gran seguridad en todos sus golpes ante un Goffin, que fue incapaz de reaccionar y que, al mismo tiempo, estuvo realmente incómodo en los puntos más largos.

«Jugué muy bien. Fue fundamental empezar el partido fuerte para que viera que tenía que esforzarse al 100%, ya que después del encuentro del Open USA el aspecto mental era importante», subrayó Carreño a EL COMERCIO.

También explica el tenista forjado en el Grupo Covadonga sobre su valiosa victoria que «el haber jugado antes me dio algo de ventaja, pero luego conseguí imponer mi juego y resté mejor que él, lo que aumentó mis posibilidades de ganar».

Ahora, en cuartos de final, Carreño se jugará el pase a semifinales contra el esloveno Aljaz Bedene, tenista número 76 en la clasificación mundial, que se impuso al francés Gilles Simon, por 7-6 (11/9) y 6-2. De los cuatro enfrentamientos contra el balcánico, el gijonés ganó dos. El último, en 2018 en Hamburgo, donde el asturiano se impuso por 6-2 y 4-0 tras retirse su rival. «Viene de ganar a Simon, sacando muy bien y con un fondo sólido, por lo que no será fácil», advierte.