Cinco 'cuatromiles' en solo diez días

Anselmo Vidal, con el cartel que anuncia su charla, ayer, en el Grupo.
/PALOMA UCHA
Anselmo Vidal, con el cartel que anuncia su charla, ayer, en el Grupo. / PALOMA UCHA

Anselmo Vidal, del Grupo de Rescate de Montaña, comentó en el Grupo la dificultad de escalar esas montañas en tan poco tiempo

J. L. C. GIJÓN.

Anselmo Vidal García (León, 1970), miembro del GREIM (Grupo de Rescate de Montaña), ofreció ayer por la tarde, en la sala polivalente del Grupo Covadonga, una interesante charla-coloquio, que incluyó una proyección audiovisual, sobre sus recientes experiencias en los Alpes el pasado mes de julio. El montañero leonés presentó a los numerosos aficionados grupistas 'el Diario de una escalada en solitario', en el que desarrolló paso a paso los diez días que estuvo en esta zona del planeta.

Vidal García, que en el mundillo del montañismo es conocido popularmente como 'Avígamo', explicó en primer lugar que «realicé un periodo de aclimatación, porque tuve una experiencia anterior en el Mont Blanc, pero son zonas muy distintas». Para esta en concreta, apuntó, que «se necesita una buena condición física».

El alpinista natural de León expuso que tenía previsto a realizar con otro compañero el asalto del Cervino, de 4.478 metros, la más famosa montaña alpina por su característica forma triangular, pero al final decidió realizar la «expedición solo, pese a que el proyecto inicial lo había planificado de forma conjunta». La aventura, según comentó, salió mucho mejor de lo esperado, porque acabó ascendiendo la cota alpina sin utilizar la cuerda, «lo que tuvo mayor mérito, pese a que pensé que tendría mayor dificultad».

Vidal García, que recientemente fue ponente en la Semana de Montaña de Guardo, comentó que culminó la ascensión «durante un fin de semana».

Cabe destacar que antes de encarar el Cervino, el actual miembro del Grupo de Rescate de Sabero, hizo cumbre en otros 'cuatro miles' de la cadena suiza. Y es que el montañero leonés hoyó en primer lugar el Breithorn, de 4.164 metros y enclavado en la cadena montañosa del Monte Rosa de los Alpes peninos. A continuación, encaró el Castor, de 4.228 metros y que limita con la Punta Dufour, para subir después el Wellenkuppe, 3.903 metros, y concluir con la ascensión al Dom, de 4.545 metros de altitud y tercera montaña más elevada de los Alpes Suizos.

Vidal García comentó que conseguí hacer las cinco cotas alpinas «en tan solo diez días y en solitario, lo que me motiva con vistas a nuevas expediciones».

Apertura de vías en el Tubqal

El montañero leonés también relató, en la cita grupista de ayer, otras experiencias como la apertura de vías en Monte Tubqal, en Marruecos, al mismo tiempo que repasó parte de sus dos vivencias en el Mont Blanc.

Vidal García, sobre futuros proyectos, comentó a EL COMERCIO que «no tengo nada claro aún que haré este verano, pero lo más probable es que «regrese a la zona de los Alpes, que me parece muy interesante y atractiva para ascender otras cimas que no conozco».

La charla que ofreció el alpinista de Léon no será la primera que se celebrará en el Grupo, ya que varios socios y algunos participantes de las salidas de montaña tienen previsto promover nuevas citas.