Daniela, la gijonesa que reina en el voley playa español

Daniela Álvarez./D. Á.
Daniela Álvarez. / D. Á.

La jugadora gijonesa se proclamó campeona de la Copa en Maspalomas junto a la madrileña Tania Moreno

VÍCTOR M. ROBLEDO

Daniela Álvarez (Gijón, 2001) iba para tenista profesional. Jugaba en el circuito europeo de su edad y no se le daba mal, pero nunca terminó de llevar del todo bien la soledad de los viajes por el continente con la raqueta en la mochila. Un día de noviembre de hace poco más de tres años coincidió en las instalaciones del Grupo Covadonga con el equipo de voleibol de su edad, que acababa de ganar un trofeo. Una de las jugadoras con la que tenía amistad le dijo entonces que por qué no jugaba con ellas. Daniela le hizo caso y, quizás sin darse cuenta de la trascendencia de aquel impulso, acertó. Ahora acaba de ganar Copa de la Reina de Voley Playa, pero su palmarés está lleno de medallas internacionales, como el bronce que conquistó el pasado año en el Mundial sub 19 de China. Es uno de los más firmes valores del voley playa español.

En menos de un año, Daniela pasó de no haber jugado nunca a voleibol a formar parte de la Concentración Permanente de Voley Playa de Lorca, en Murcia. Durante los primeros seis meses compaginó su nuevo deporte con la raqueta. Luego, en junio de 2016, fue subcampeona de Asturias y campeona por equipos. Su físico –en la actualidad mide 1,86 metros– la hacía una jugadora diferencial. Los técnicos de la Federación Española la descubrieron en el Campeonato de Voley Playa con la Selección Asturiana y le ofrecieron entrar en su centro de tecnificación.

Los frutos de aquel importante cambio en su vida comienza a recogerlos ahora, como en este 2019 que arranca con la victoria en la Copa de la Reina. Con la madrileña Tania Moreno formó una sólida pareja en el campeonato disputado en Maspalomas el último fin de semana de abril. En la final se impusieron a Nuria Bouza y Erika Kliokmanaite. Fue un partido igualado, en el que la asturiana y su compañera tumbaron sus rivales en el tercer set por un ajustado 15-13.

«Empezar con victorias tan importantes como esta siempre es el reflejo de haber trabajado bien durante el invierno, que es la parte más dura del año. Estoy muy contenta y con muy buenas vibraciones para esta temporada», asegura la joven jugadora gijonesa, a la que le espera un exigente calendario en los próximos meses, no solo de competición.

Inmersa en plena época de exámenes de segundo de Bachiller y pendiente aún de decidir qué camino formativo tomar, Daniela estira las horas en la Concentración Permanente de Voley Playa de Lorca para coordinar los exigentes entrenamientos y los libros. Lleva casi tres años residiendo en la localidad murciana, donde la Federación tiene su centro internacional.

La temporada no ha podido arrancar mejor para Daniela. Además de la Copa de la Reina, la joven gijonesa conquistó hace dos fines de semana la Copa Primavera disputada en Majadahonda, en esta ocasión junto a la andaluza Sofía Rodríguez. Los técnicos están rotando sus parejas para estudiar su compatibilidad. «De momento a nivel nacional tengo los ojos puestos en el Madison Beach Volley Tour de Melilla, que jugaré a final de mes con Tania. A nivel internacional, participo en Tailandia con Belén en el Campeonato del Mundo Sub 21 y en el Campeonato de Europa Sub 20 en Suecia, en junio, y en el Campeonato de Europa Sub 22 con Belén en julio».

Al margen de todo esos compromisos por medio mundo, Daniela seguirá en el circuito nacional, sin perder de vista su tierra. «Si me llaman el Grupo o la Selección Asturiana para las competiciones de menores, allí estaremos con muchas ganas e ilusión de poder darlo todo y poder sacar lo mejor de mí». Por encima de todo quiere seguir pasándoselo bien sobre la arena, aunque el gen competitivo lo lleva dentro. «Sobre todo quiero seguir disfrutando del voley playa. Y bueno, si cae alguna medallita… No estaría mal».