«Uno de los errores de mi vida ha sido presidir la Federación de Patinaje»

Hugo Novoa y Marcos Castillo en el juicio. /  HUGO ÁLVAREZ
Hugo Novoa y Marcos Castillo en el juicio. / HUGO ÁLVAREZ

Hugo Novoa asegura que los pagos que realizó están «justificados» y Marcos Castillo se declara culpable de sustraer 16.000 euros de la cuenta de la entidad

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

Comidas con directores financieros, viajes, el pago del sueldo de su hijo mientras era secretario de la Federación de Patinaje del Principado y las deudas que se generaron mientras Javier Enrique Bermúdez estaba al frente de la entidad. Estas son las justificaciones que ayer el expresidente de esta institución Hugo Novoa dio durante el juicio que se celebró a lo largo cinco horas y media en el juzgado de lo Penal número 2 de Oviedo para justificar los 30.000 euros que la Fiscalía le acusa de sustraer de las cuentas de esta entidad para «incorporarlos a su patrimonio» y por los que se enfrenta a tres años de prisión. También está acusado Marcos Castillo que estuvo al frente de esta entidad desde marzo hasta diciembre de 2015. Según el Ministerio Público, robó de forma fraudulenta 16.000 euros y por eso le solicita once meses de cárcel.

Ambos directivos mantuvieron ayer una actitud muy diferente durante la vista oral. Castillo asumió los hechos que se le imputan mientras que Novoa se declaró inocente. Apuntó que todos los pagos que realizó al frente de esta institución están «justificados» y solo se arrepiente de haber estado durante tres años al frente de la presidencia: «Uno de los errores de mi vida ha sido asumir la presidencia y durante los últimos meses que estuve al frente de la entidad fue como un cáncer», subrayó.

A pesar del rencor acumulado, este exárbitro sacó pecho de su gestión. Destacó que gracias a su trabajo, por ejemplo, Oviedo albergó la fase final de la Copa del Rey de hockey sobre patines. «Estoy orgulloso de dónde llevé la federación y todas las deudas que se generaron están abonadas», añadió. Para lograr todos estos objetivos, Novoa organizó diversas comidas con directivos financieros. Según consta tanto a la acusación particular como a la Fiscalía, hay constancia de que hubo 62 almuerzos en diferentes restaurantes de Asturias y para este expresidente esta cantidad no es elevada. Dice que en el mundo del deporte se necesitan este tipo de encuentros para lograr acuerdos financieros. «Gracias a estas alianzas la federación salió adelante», precisó.

La actitud de Castillo fue distinta. Se declaró culpable de todos los cargos que se le imputan y dijo que se quedó 16.000 euros de la cuenta que había abierto al principio de su gestión. A pesar de que este expresidente asumió los hechos, su declaración dejó diversas dudas tanto a la jueza como a la Fiscalía. No recordaba si se había quedado con los 7.191 euros que quedaban en una cuenta de Liberbank y asumió a regañadientes que se quedó con la impresora. Ante esta situación la jueza le recriminó que estaba admitiendo estos hechos «para conseguir una rebaja de la pena» a lo que él le contestó que su gestión al frente de la federación fue «mala» y ahora tiene que asumir las consecuencias.

Presidencia extraña

El director general de Deportes del Principadp, José Ramón Tuero, confesó durante la vista que le pareció extraño que un empresario de eventos como es Novoa se presentase a la dirección de la federación pero confió en él. Sin embargo cuando le llegaron los primeros rumores sobre la gestión encargó una auditoría que destapó los agujeros que ayer fueron juzgados en la sala de lo Penal número 2 de Oviedo.

 

Fotos

Vídeos