PIRAGÜISMO

El K-4 español ultima su puesta a punto para el mundial

Cristian Toro, Miguel García, Rodrigo Germade, Marcos Cooper y Saúl Craviotto, ayer, en Trasona. /  P. BREGÓN
Cristian Toro, Miguel García, Rodrigo Germade, Marcos Cooper y Saúl Craviotto, ayer, en Trasona. / P. BREGÓN

Craviotto, Toro, Cooper y Germade, junto con el técnico Miguel García, muestran un gran optimismo en Trasona de cara a la cita en Portugal

J. L. C. TRASONA.

El K-4 500 español entra en la recta final de su puesta a punto en Trasona para el Mundial de Piragüismo 2018, que se celebrará entre los próximos días 23 y 26 en Montemor o Velho (Portugal), donde la tripulación que dirige el asturiano Miguel García aspira a protagonizar la gesta de imponerse a las grandes potencias, especialmente en el mano a mano que mantiene con Alemania. Cabe recodar que la piragua española fue oro en el europeo y en la Copa del Mundo este año.

La embarcación que integran los tres campeones olímpicos en Río, Saúl Craviotto, Cristian Toro y Marcus Cooper Walz, con el subcampeón mundial Rodrigo Germade, se entrena desde el pasado mes de mayo cuando concluyó el control selectivo para determinar quienes serían los cuatros tripulantes que irán al Campeonato del Mundo.

El luanquín Miguel García, técnico del equipo nacional, dice que «pese a los dos triunfos logrados, la igualdad va a ser máxima, porque al K-4 alemán solo le sacamos ocho centímetros». Por su parte, Craviotto asegura que «tenemos muchas ganas e ilusión y vamos a por medalla, a ser posible la de oro», mientras que para Toro «el título de campeón mundial está ahí, pero no nos obsesionamos con ninguna posición».

Cooper asegura que «el oro en el europeo y en la Copa del Mundo nos da un extra de motivación» y Germade subraya que «vamos a intentar hacer una buena carrera y a ver si sale un Mundial muy bueno».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos