«Ganar siempre gusta y nos hemos llevado dos grandes alegrías en el Trofeo Anaya»

Byron Álvarez, atento a una jugada con Juan Pablo Barcia 'Pioto' detrás. /  GARMAT AVILÉS
Byron Álvarez, atento a una jugada con Juan Pablo Barcia 'Pioto' detrás. / GARMAT AVILÉS

Byron Álvarez, debutante esta temporada en las filas del Garmat Avilés, destaca el buen ambiente del equipo y espera que «la campaña se alargue lo máximo posible»

SANTY MENOR AVILÉS.

A sus 32 años, Byron Álvarez es protagonista de una de las tantas historias de superación que conviven en el vestuario del Garmat Avilés. Natural de Lugones, un accidente laboral le provocó una lesión medular que, aunque ha cambiado su vida, no ha conseguido arrebatarle la sonrisa. El deportista compagina la natación, el gimnasio y las sesiones de fisioterapia con el equipo de baloncesto en silla avilesino, con quien se entrena los miércoles y viernes en Jardín de Cantos.

«Conocí el Garmat a través de José Alberto -Álvarez, presidente de la Federación Española-. Él me presentó a Chus -Jesús Fernández, presidente de FEDEMA- y a partir de ahí comencé a entrenar con el equipo hace dos años». La paciencia tuvo su premio y esta temporada ha podido debutar en competición oficial, viajando por toda España para practicar deporte, algo más que novedoso para un futbolista cuyo techo estuvo en el San Juan de Primera Regional, aunque «tuve ofertas de Preferente», sonríe.

Aunque los resultados no acompañaron durante la primera fase de la competición, «en nuestro equipo todos somos importantes, lo fundamental es repartir los minutos y nos enfrentamos a clubes más potentes». Además, Byron, que debe su nombre al poeta inglés, destaca el gran ambiente que se vive en el vestuario. «Somos una piña y da gusto estar en esta plantilla. Desde el primer momento me acogieron muy bien y eso siempre es de agradecer», reconoce el ovetense.

No llegó durante la primera fase, aunque «en Puertollano estuvimos muy cerca, yo sinceramente creí que nos íbamos a llevar el partido», pero sí lo hizo el pasado fin de semana en tierras catalanas. Y no fue una, sino dos, las victorias conseguidas por el Garmat Avilés en la primera fase del Torneo Gaspar Anaya. «Al final nosotros no estamos aquí por ganar, pero siempre ayuda. Teníamos ganar de saborear un triunfo y pudimos hacerlo por dos veces», sostiene el jugador, cada vez más adaptado tanto a la silla como a lanzar a canasta desde una posición diferente, donde «necesitas más fuerza».

Con la primera fase del torneo superada con éxito, la segunda, a diputar los días 6 y 7 de abril, podría ser en Avilés, si bien «todavía no nos han dicho nada». Después tendrá lugar una Liga Regional de nueva creación con el objetivo de alargar la temporada, algo que Byron ve con muy buenos ojos. «A todos nos viene muy bien practicar deporte y cuanto más dure la temporada mucho mejor. Si acabase en marzo o en abril, serían muchos meses de espera hasta la próxima», reflexiona.

Por último, Byron, que conoció Fundavi a la par que al Garmat, hace dos años, no oculta que «el apoyo que supone para el deporte avilesino es muy importante. Notamos su aliento día a día y para el equipo es una suerte tener ese respaldo detrás a todos los niveles».