Otro de los grandes piragüistas que abandona la élite

Milín Llamedo es otro de los grandes piragüistas que abandona la alta competición. Su marcha se une a la del destacado piragüista riosellano Walter Bouzán, que decidió dejarlo el pasado año y también por unas causas muy similares. Al margen de los motivos laborales de ambos -este último pertenece al cuerpo de Bomberos del Principado-, los dos destacados palistas, ribereños del Sella, tuvieron sus controversias con la organización del Descenso Internacional. A buen seguro que en la próxima edición de la denominada 'Fiesta de las Piragüas' los aficionados les va a echar en falta, especialmente por su carisma y porque ambos siempre entraban en los pronósticos para el triunfo final.