HÍPICO

El Hípico dibuja su futuro próximo

Howley, ganador del Gran Premio de Gijón, acaricia a 'Dolores' tras su triunfo. /  J. PETEIRO
Howley, ganador del Gran Premio de Gijón, acaricia a 'Dolores' tras su triunfo. / J. PETEIRO

No se disputará la Copa de Naciones en 2019, pero Las Mestas acogerá un concurso internacional de cinco estrellas atractivo y con mejores premios

TONI BERGÉS GIJÓN.

Se bajó la barrera del Hípico. Después de que Richard Howley tirara hasta el casco de alegría al celebrar su triunfo en el Gran Premio de Gijón del Concurso de Saltos Internacional Oficial de Gijón (CSIO), el anochecer de la jornada, con los operarios de pista recogiendo plantas, maderas, flores y demás enseres, dejó una estampa muy bucólica para los aficionados que durante cinco días 'vivieron' en Las Mestas. Al margen de los éxitos deportivos, este ha sido el año del debate sobre futuro del concurso, con la pérdida el próximo año del 'oficial' y la Copa de Naciones como tema de cualquier conversación.

En la parcela deportiva, sin ninguna duda, fue el CSIO de Irlanda. El equipo 'verde' copó todo el protagonismo en las pruebas grandes individuales, que se llevaron en su totalidad. Los protagonistas: Paul Kennedy, con una prueba, y Richard Howley y Billy Twomey, con dos escarapelas cada uno. La delegación alemana también estuvo en los puestos punteros con dos victorias: las de Höltz y Sprehe en pruebas pequeñas.

El equipo español dejó el mejor sabor de boca de todo el certamen al ganar la Copa de Naciones siete años después en unas circunstancias nada favorables y con cuatro jinetes cuya trayectoria es tan curiosa como positiva. A ellos hay que unir la combatividad de Paola Amilibia y, cómo no, el 'cero' de 'Carlo', con Sergio Álvarez Moya en la grande del jueves, en la que se clasificó segundo.

Si algo hay que destacar por encima de todo en la edición que acaba de concluir, fue la respuesta del público. Las jornadas más llamativas fueron las del fin de semana, con cerca de 10.000 personas cada día. Especialmente, la del sábado, en la que hubo reventón y se superó esa cifra. La fidelidad está fuera de toda duda y la gente no falla.

En el plano de organización todo parece indicar que Las Mestas camina hacia un concurso internacional de cinco estrellas atractivo y con una mejora sustancial en premios que haga que los mejores jinetes regresen a Asturias, aunque no sea precisamente el número de estrellas lo que les atraiga, sino lo que pueden conseguir aquí y lo que les pueda ofrecer Gijón. O, también, quizás dos concursos. Dos competiciones, una seguida de otra, con distinta categoría y más abierta a la participación.

No hay que esconderse y el período que se abre ahora es de total incertidumbre, pero siempre hay que dejar claro que habrá concurso, que el Hípico no desaparece ni se va a dejar de hacer. Existen muy pocas posibilidades, por no decir nulas, de que vuelva a ser CSIO, con lo que no se disputará la Copa de Naciones, pero sí se contará con una mayor capacidad para que haya mejor participación porque son los propios jinetes los que se inscriben y no las federaciones nacionales.

Es momento de poner en valor a la empresa In2Strides y la labor de Alejandro Ancín y su equipo porque su papeleta no es sencilla. Del informe y de las conclusiones que hayan sacado de estos cinco últimos días habrá que tomar buena nota como punto de partida hacia el 2019, año en el que el eje en el que va a pivotar el hecho de hacer un concurso atractivo será la captación de patrocinadores nacionales e internacionales y eso ha de ser codo con codo con el Ayuntamiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos