CAZA

61 jabalíes abatidos en el oriente en la segunda jornada de la campaña cinegética

La cuadrilla de Avín, capitaneada por Paco Cadenaba, tumbaba tres verracos de 80, 70 y 50 kilos en el cuartel de Maliciegu. /  S. SIMÓN.
La cuadrilla de Avín, capitaneada por Paco Cadenaba, tumbaba tres verracos de 80, 70 y 50 kilos en el cuartel de Maliciegu. / S. SIMÓN.

Germán Noriega regresó a la actividad como jefe de cuadrilla y los miembros de su palomilla tumbaron cuatro verracos

GUILLERMO FERNÁNDEZ LLANES.

En la segunda jornada de la campaña cinegética, los cazadores de la comarca oriental abatieron 61 jabalíes. El piloñés Germán Noriega regresó a la actividad como jefe de cuadrilla y los miembros de su palomilla tumbaban cuatro verracos en el lote de Cofiño, en la Sierra del Sueve. No se cazó en Cabrales.

Los cazadores que operan en los concejos de Parres y Cangas de Onís abatieron quince navajeros. En Teleña, en una buena montería, Jesús Sánchez Manzano, David Cofiño Gavito y José Luis González Sánchez tumbaban tres verracos de 75, 70 y 50 kilos. En La Cuesta, el riosellano Iván Peón Pendás fusilaba dos gorrinos de 40 kilos, mientras que Alejandro Castro Fernández apiolaba otro de 80.

En La Toya, por su parte, Ángel Escobio Cayarga cobraba dos macarenos de 50 y 40, en tanto que Alberto Fernández pasaportaba otro de 60. En Següenco, Alberto Escobar García fulminaba dos cerdos salvajes de 50 y 40, mientras que Jesús Matías Fernández Moral pasaportaba otro de 45. En Zardón, Ignacio Fernández Díaz volteaba dos guarros de 40 y 35. En Bustevela, Vicente Fornos Armiño atinaba sobre un suido de 70. No se cazó en Sinariega y Cetín y los cazadores que acudieron a Triongo regresaron sin haber tocado pelo.

Una docena de jabalíes cobraban los discípulos llaniscos de San Huberto. En Mañanga, el riosellano Ramón Quesada de la Vega 'Carpio', Víctor Ángel y Juan Antonio Martín Cisneros tumbaban tres navajeros de 90, 80 y 50 kilos. En el Cuetu Meré, Tono Santoveña Zapatero, Tito Santoveña y el parragués Bernabé abatían tres verracos de 80, 60 y 40. En La Verde, Pedro Jesús Ruenes Piquero 'Suso' y Juan Antonio González Menéndez 'Nono' apiolaban dos macarenos de 50, cada uno.

En El Barracón, Ricardo del Campo y Víctor Pardo Cortina volteaban dos suidos de 50, cada uno. En San Cecilio, Ramón Pérez Pría 'Carialu' fusilaba un gorrino de 45. En Río Nueva, Manuel Cuanda del Río atinaba sobre un marrano de 40 kilos.

Los cazadores de Piloña regresaban del monte con once jabalíes abatidos. En Cayón, Pablo López Esmez, Fernando Huergo, José Junco Fernández y Olegario Niño tumbaban cuatro cerdos salvajes de 55, 50, 40 y 35 kilos. En Cereceda, José Alfredo Suárez Castaño, Juan José Otero y Avelino Piquero prendían tres guarros de 70, 50 y 35. En Beroñes, la cuadrilla de Rubén Martínez fulminaba dos suidos de 70 y 45, uno de ellos abatido por el propio Rubén. En Anayo, Manuel Solares pasaportaba dos bermejos de 50 y 25.

Cinco macarenos doblaban la rodilla en la Reserva del Sueve. En Cofiño, Carlos Tartiere Reiberg abatía dos cerdos salvajes de 45 y 40 kilos, mientras que Carlos Saro Suárez y Alejandro Tartiere Pidal tumbaban otros dos, de 75 y 55, para la cuadrilla piloñesa de Germán Noriega. En Libardón, la palomilla lavianesa de Marcelino cobraba un verraco de 70.

Triplete en Maliciegu

En el lote de Maliciegu, del concejo de Onís, Alonso Navarro Uribe, Alberto Alonso Labra y Alfonso Collado López apiolaban tres navajeros de 80, 70 y 50 kilos, para la cuadrilla de Paco Cadenaba.

En el lote riosellano de Barréu, José Ramón Fernández y Juan Fernando García fusilaban dos suidos de 50 kilos, cada uno. Y en Collera, David González pasaportaba un gorrino de 70. En el cuartel colungués de Lue, Marcos Tuero Uría, Víctor Allende García y José Manuel Fernández Naredo cobraban tres bermejos de 40, 35 y 30.

En Peñamellera Alta, Tomás García Corral volteaba dos pequeños verracos de 40 y 25 kilos, en el lote de Peleas. Y en Rubó, Pedro Roque atinaba sobre un jabalí de 70. En Peñamellera Baja, Daniel Sanromán fulminaba un macareno de 60 kilos, mientras que entre Carlos Sánchez y Cosme Guerra tumbaban otro de 50, en el cuartel de Cuñaba. Y en Cavandi, Senén Blanco Sánchez pasaportaba un navajero de 70.

En Ribadedeva, la cuadrilla que gestiona Rafa González prendía dos cerdos salvajes de 65 y 55 kilos en espacios de Ulpiones. Y en La Franca, José Ibarlucea no fallaba frente a un guarro de 35.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos