Jornada histórica para los equipos del Santa Olaya

Las componentes del equipo femenino que lograron el ascenso en Castellón. / C. N. SANTA OLAYA
Las componentes del equipo femenino que lograron el ascenso en Castellón. / C. N. SANTA OLAYA

La formación fabril cumple el objetivo con los ascensos del equipo masculino a División de Honor y el femenino a Primera División

CÉSAR SÁNCHEZ GIJÓN.

El Santa Olaya volvió a firmar una gran jornada en su brillante historia al conseguir ayer el ascenso de su equipo masculino a División de Honor y del femenino a Primera División.

La unión de los técnicos, deportistas y directivos, y el incondicional apoyo de los socios olayistas desde la grada fueron la clave para que la formación dirigida por José Rivera lograse retornar ayer a la máxima categoría de la natación nacional después de dos años.

La sesión de clausura de la Copa de Clubes de Primera División arrancó en la piscina fabril con el Sabadell liderando la competición. Su diferencia de puntos convertía la jornada en un mero trámite para conseguir el título. Pero lo que estaba aún por decidir era la segunda plaza del campeonato y, con ella, el ascenso a la división de oro de la natación española,

El Santa Olaya partía segundo, pero con una escasa renta de dos puntos sobre el Mairena, descendido el pasado año de División de Honor y que no tiraba la toalla en su empeño de retornar a la élite.

Las previsiones de los técnicos gijoneses eran que las pruebas de relevos al final del programa decidirían el ansiado ascenso. Por ello, decidieron arriesgar y hacer un cambio y colocar a Juan Luis Vega en la prueba de 200 mariposa. Y funcionó. Su actuación abrió al camino a la victoria al lograr una pequeña diferencia de puntos.

El equipo gijonés se contagió y los buenos resultados se fueron sucediendo. César Castro, el gran activo de la formación fabril, estuvo a un gran nivel y logró el triunfo en 100 libre (50.46).

Vega estaba imparable y se hizo con la segunda plaza en 50 braza (29.35) y Marcos Rodríguez remató la actuación individual con su victoria en 400 libre (3.55.26).

El ascenso estaba prácticamente hecho. Solo faltaba el relevo 4x100 metros en el que los nadadores fabriles debían certificar su retorno a División de Honor. No fallaron y regresaron a la élite por la puerta grande consiguiendo la victoria en la prueba.

Todos los integrantes del equipo de fundieron en abrazos y felicitaciones mientras que los aficionados desde la grada les dedicaba una interminable ovación por el objetivo conseguido: había conseguido el ascenso. El Sabadell se había impuesto con 604 puntos, por delante del Santa Olaya con 540 y el Mairena, su gran rival en el torneo, acabó tercero con 502,50.

Pero la auténtica celebración llegó después de la entrega de trofeos. No faltó en esa celebración la tradicional zambullida, en la que hasta el mismo José Rivera, director técnico se atrevió con un salto mortal hacia atrás a la piscina.

La competición tuvo un gran nivel deportivo como refleja que haya deparado varias mejores marcas nacionales y el récord nacional que estableció el Canoe en 4x100 estilos. También sirvió para que una de los grandes referente de la natación nacional como Eirka Villaécija abandonara la competición.

Confirmación

Casi de forma simultánea llegaban las noticias de la victoria del equipo femenino en la Copa de Clubes de Segunda División en Castellón. Las nadadoras olayistas se hicieron con el título de forma merecida tras liderar la competición desde las primeras pruebas, dejando constancia de sus superioridad con el centenar de puntos de diferencia que lograron sobre el segundo clasificado.

Más