El recuerdo de Celia Barquín permanecerá en Llanes

La jugadora durante un entrenamiento en Llanes. / E. C.
La jugadora durante un entrenamiento en Llanes. / E. C.

La jugadora cántabra estuvo muy vinculada al concejo, con cuyo equipo participó en un Campeonato de España

LUCÍA RAMOS LLANES.

En el Campo de Golf Municipal de Llanes la jornada de ayer fue de tristeza e incredulidad. Nadie conseguía asimilar la noticia del asesinato de la joven golfista cántabra Celia Barquín Arozamena en la localidad estadounidense de Ames, ubicada en el estado de Iowa, donde estudiaba. Aunque la joven era natural de Torrelavega y residía en Puente de San Miguel, en la comunidad vecina, llevaba casi una década estrechamente ligada al concejo llanisco, pues formó parte del equipo de competición Golf Municipal de Llanes, con el que llegó a competir en el Campeonato de España Interclubes Infantil REALE celebrado en Guadalhorce (Málaga) en 2010.

«Nuestro equipo funcionaba muy bien, por lo que ella decidió unirse a nosotros y formó parte de la quinta de Iván Cantero y Manuel Elvira, entre otros», manifestaba a este diario el director gerente del campo municipal, Luis Arturo Ruiz-Capillas, quien aseveró que la joven asesinada era «muy educada y simpática, enormemente constante y trabajadora». El llanisco reconoció que desde que recibieron la noticia, ni él ni sus colegas consiguen salir de su asombro. «Es un golpe increíble, es que no nos lo podemos creer, es horrible», acertó a decir, para acordarse de la familia de Celia. «Sus padres siempre la apoyaron mucho, estaban entregados a su carrera, todo el día de un lado a otro, acompañándola con su furgoneta», señaló.

Igualmente impactado estaba quien fue su entrenador desde los trece años hasta los dieciocho, cuando se fue a Estados Unidos, Alfredo Gutiérrez. «Era la típica que trabajaba el doble, cualquier cosa que le propusieras, no paraba hasta que la hacía», señalaba ayer y, agregaba que, «Celia era, con diferencia, la que más se esforzaba de todos». Un trabajo que daba sus frutos, pues según Gutiérrez, la golfista era «buenísima. Tenía un gran futuro en el golf, pero ahora se ha visto truncado», lamentaba, reconociendo que varias horas después de enterarse de lo ocurrido seguía «en shock», al igual que todos aquellos que la conocían en Llanes. «Era una muy buena chica, de esas que se hacen querer y siempre se preocupaba por los demás, por lo que tenía muchos amigos aquí», apuntó.

El alcalde llanisco, Enrique Riestra, enviaba ayer un mensaje de condolencias a la familia y amigos de Celia en nombre de la corporación municipal y de los vecinos. La joven estuvo visitando este mismo verano Llanes y aprovechó para ir a practicar un rato en el campo en el que tantos buenos momentos pasó.