«Llevaba mucho tiempo esperando esto»

Roberto Carrica delante de la que será su nueva casa, el polideportivo Jardín de Cantos./PATRICIA BREGÓN
Roberto Carrica delante de la que será su nueva casa, el polideportivo Jardín de Cantos. / PATRICIA BREGÓN

Roberto Carrica debutará esta temporada con el primer equipo del Garmat Avilés Cosa Nuesa

SANTY MENORAVILÉS.

Roberto Carrica (Avilés, 1999) es una de las nuevas incorporaciones del Garmat Avilés en su regreso a la competición esta temporada. A sus 18 años -cumplirá 19 el próximo mes de septiembre- es un ejemplo de lo que busca el Cosa Nuesa con su escuela, pues, animado por la que ahora es su compañera, Carmen Abella, se inició a los doce años en el baloncesto en silla.

Seis años después, el avilesino ya está preparado para la competición oficial, aunque es consciente de que «esta temporada no tendré demasiados minutos. En el equipo hay gente muy buena y con mucha experiencia y yo tengo que seguir aprendiendo poco a poco». Con una discapacidad superior a algunos de sus compañeros, «a mí me tocará abrir huecos para que otros puedan lanzar». Sin embargo, encara el reto «con mucha ilusión, porque voy viendo mejoras y tengo muchas ganas de competir».

Roberto está muy arropado. Su familia, amigos y compañeros de equipo se vuelcan con él, pues es todo ilusión y ganas de aprender. «Desde siempre me gustó el deporte. Al principio no estaba muy convencido de estar en la escuela, pero Carmen me animó y una vez que lo probé me enganchó. Al principio estaba mal físicamente y me costaba, pero he ido mejorando y ahora disfruto mucho del baloncesto», asegura.

Por el momento, no se plantea probar con más disciplinas. «El baloncesto me gusta y entrenamos un día a la semana, por lo que lo puedo compaginar con los estudios. Además, tengo otra hermana y tampoco puedo tener a la familia pendiente de llevarme a todos los sitios. No sé qué pasará en el futuro, pero por el momento me divierto mucho con esto y espero poder seguir jugando». Para este curso, el objetivo global que se marca es «que el equipo pueda estar lo más arriba posible. Hay plantillas muy buenas, pero confío en que podamos hacer una buena campaña».

Aspecto social

Una de las cosas que más le gusta a Roberto de jugar al baloncesto en silla es «la cantidad de gente que conoces. Juegas a nivel nacional, es una liga mixta en la que no importa la edad y haces muchos amigos de todas partes. A veces tienes épocas buenas y malas y el deporte te ayuda a desconectar y a pasarlo bien. Además, en mi caso, independientemente de que me guste mucho jugar, me viene bien físicamente. El deporte siempre es bueno».

Roberto Carrica todavía no ha hablado demasiado con el técnico del primer equipo Gonzalo Vega, pero tiene muchas ganas de que llegue septiembre para comenzar la pretemporada «y jugar los torneos de verano. Después de tanto tiempo entrenando siempre tienes ganas de competir. Estoy un poco nervioso por lo que pueda deparar la temporada, pero también con muchas ganas».

El Garmat Avilés es uno de los equipos que integran el patronato de Fundavi, que continúa apostando decididamente por el deporte inclusivo, algo que valora el joven jugador de baloncesto. «Sé que la Fundación es muy importante para el equipo y para el deporte avilesino, así que les estoy muy agradecido», sostiene. Y es que, como no puede ser de otra manera, todo el mundo, sin excepciones, debe tener acceso al deporte.

Temas

Avilés

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos