La Llorea saca el golf a la calle en sus bodas de plata

Jorge Medina toma la salida en el hoyo 1, frente al Teatro Jovellanos. /  DAMIÁN ARIENZA
Jorge Medina toma la salida en el hoyo 1, frente al Teatro Jovellanos. / DAMIÁN ARIENZA

Jorge Medina se llevó el triunfo en el pequeño torneo sobre un recorrido de tres hoyos

CÉSAR SÁNCHEZGIJÓN.

El campo municipal de La Llorea continúa con el programa de actividades con motivo de sus bodas de plata. Ayer fue el turno de sacar el golf a la calle para rendir tributo a la labor pionera del recinto deportivo gijonés en la promoción de este deporte y para acercarlo más a la gente. Para ello convirtió algunas de las céntricas calles de la ciudad en un improvisado campo de golf. De esta forma, el Patronato Deportivo Municipal de Gijón consiguió echar andar el proyecto que llevaba abrigando desde 2016, con el que trataba de sumarse a ciudades como París, Londres y Florencia -que instala un tee en el conocido puente Vecchio- y de dar a conocer a los aficionados el denominado 'street golf'.

Eso sí, en esta ocasión con un modesto recorrido de tres hoyos, cuyo tee de salida se ubicó junto al Teatro Jovellanos. El segundo hoyo del trazado terminó enfrente del antiguo Teatro Arango. Y el reto deportivo finalizó con el último green, situado confluencia de las calles de La Merced y de Tomás y Valiente.

La competición se jugó con bolas especiales de espuma y de gran elasticidad para evitar impactos importantes. Los jugadores se encontraron con un rival inesperado, el fuerte viento de la mañana de ayer, que jugó más de una mala pasada a los golfistas.

Entre ellos no faltó uno de los mejores embajadores del golf regional como el profesional gijonés varias veces campeón nacional Alfredo Heredia, que nunca duda ni un minuto a la hora de sumarse a cualquier iniciativa a favor de este deporte. Junto a él, otros dos profesionales como en estadounidense Steve Parlee, profesor de La Llorea, y Miguel Cuesta, de Castiello. Junto a ellos, algunas promesas como Álvaro Huidobro, Aida Nuñez, Inés Fernández y Mario Estévez. A ellos se unieron algunos usuarios habituales de La Llorea como los hermanos Medina y Miguel García, entre otros, que no quisieron perderse esta interesante experiencia dirigida por Arturo Zarauza.

El torneo levantó una gran expectación entre las personas que a mediodía transitaban por esa zona de la ciudad. Incluso, no fueron pocos los que preguntaron que si podían participar.

Alfredo Heredia fue el encargado de abrir el torneo y con él comenzó la rivalidad entre los profesionales. Miguel Cuesta fue el mejor entre ellos, pero, sin embargo, la victoria fue para Jorge Medina, que refrendó su buen su juego de los últimos torneos y dio la sorpresa con la victoria en una de las actividades más esperadas de las efemérides del campo gijonés, cuyo programa continúa hoy con la celebración en sus greens del regional de profesionales.