María Area, la campeona que logró escapar de una silla de ruedas

María Area, la campeona que logró escapar de una silla de ruedas
María Area practica lanzamiento de peso. / Tarek Halabi

La candasina, premio Delfos 2018, convirtió el deporte en su vida desde los 38 años para evitar una silla de ruedas

MARÍA SUÁREZPerlora

María Area Diego (Candás, 1947) sigue cosechando éxitos como atleta veterana tres décadas después de iniciarse en el deporte. La candasina, que, superados los 70 años, colecciona títulos de campeonatos de España y records en varias modalidades, no sabía qué era el ejercicio hasta que la salud no le dio opción.

Tenía solo 38 años, la posguerra la había obligado a trabajar desde los nueve, y una médica le explicó que la dureza empleada le condenaría a moverse en silla de ruedas antes de cumplir los cuarenta. Aquel silencio, mientras Area asimilaba el pronóstico, se llenó con las palabras de una MIR que, sin saberlo, puso la primera piedra del éxito de esta luchadora. «No va a cambiar nada, pero haz deporte, protege la zona lumbar creando músculo alrededor de la lesión», le indicó entonces la médica en ciernes.

María no lo pensó dos veces. En un Candás en el que no había gimnasios, cuando ni siquiera estaba bien visto que las mujeres practicaran deporte, ella empezó a hacerlo como si fuera su religión: era la única posibilidad de seguir caminando. «Recorrí varias librerías hasta dar con un libro llamado 'Cómo ponerse en forma en 21 días'. Lo hice entero, cada día. Más adelante sumé gimnasia de mantenimiento, después el kárate y luego empecé a correr», explica la atleta, que llegó a ser cinturón negro segundo Dan.

Lo de correr empezó como una apuesta y acabó siendo un motor de vida. «Mi primera prueba fue entre Luanco y Candás. Salí como una posta y, cuando iba a abandonar porque no podía respirar, una participante me hizo seguir. Me enseñó a fijarme metas cortas: primero un contenedor, luego una señal… Y entró la última en meta, empujándome a mí delante. Era la favorita y la esperaba todo el mundo. Ese día Mari Luz me enseñó los valores del atletismo», comenta emocionada María.

Entrenarse con su compañera de fatigas, 'Pi', no siempre fue fácil. En un inicio, ver a dos mujeres corriendo por Candás solo daba lugar a comentarios despectivos, pero pronto hicieron de esta rutina una estampa naturalizada.

Dos oros en su debut

Area no se creyó que le hubieran dado el premio Delfos 2018 al deporte cuando recibió la llamada apenas un par de semanas atrás. Tampoco pensó que, lesionada y en su primera participación en un campeonato de España, fuese a llevarse dos oros. «Me lesioné días antes de Oviedo albergara la prueba y tanto lloré que el médico, por pena, me dejó competir en 60 y en 200 metros. Las rivales me preguntaban por mis tiempos, pero yo nunca había hecho esas distancias. Era mi primera vez en una pista. Así que les respondí que no sabía. Gané ambas. Pensé que había salido antes de tiempo», comenta aún sorprendida la propia atleta.

La candasina, que no olvida su lesión, ha hecho de todo, menos pértiga, y es a día de hoy un acicate para que mayores y no tan mayores practiquen deporte. «No había medicación, solo tenía el deporte y se convirtió en parte de mi vida. El dolor está ahí, pero el cerebro es el primer músculo que trabajo. Disfruto de todo lo que puedo hacer hoy. No espero a mañana», concluye una María que tiene 'mecha para rato'

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos