Piragüismo

Milín Llamedo se baja de la piragua

Milín Llamedo se baja de la piragua
Milín Llamedo, en la zona del Puente de Arriondas. / XUAN CUETO

El último ganador del Sella abandona la alta competición por motivos laborales

JOSÉ LUIS CALLEJAARRIONDAS.

Milín Llamedo (Arriondas, 1988) abandona la competición. Ganó todos los títulos regionales en las diferentes categorías y veintitrés campeonatos de España en las distintas modalidades, a los que se suman un oro europeo en maratón y una plata mundial en esta especialidad, además de catorce años como internacional desde las categorías de base. Tras ganar el Sella el pasado verano ha optado por aparcar la piragüa por motivos laborales -es empleado de Queserías Lafuente en Arriondas-, ya que no puede dedicar a los entrenamientos el tiempo necesario y solo se plantea participar en alguna competición si se lo pide su club, el Kayak Tudense.

Milín explica que «llega un momento que, con el paso de los años, te vas replanteando la situación. Creo que será complicado mantener el nivel que tenía con el trabajo que desempeño en estos momentos, sobre todo por cuestión de horarios». Y también tiene claro que «tengo que invertir más tiempo con la familia para devolver todo el que estuve dando al deporte».

Al bravo palista parragués le da rabia hacer este alto casi obligado, «porque creo que la temporada pasada alcancé mi mejor momento, tanto a nivel deportivo como psicológico. Me encontré mejor que nunca, pero tengo que ser realista, no se puede competir a gran nivel sino se entrena».

Reconoce que cuando ganó el Sella empezó a madurar la idea de dejarlo, porque tras levantar los brazos como vencedor en el Puente de Ribadesella es «como hacer realidad un sueño y creo que cumplí con creces con el piragüismo, al que entregué mi vida, porque cogí la pala con solo tres años y con cuatro ya tenía ficha federativa».

Cabe recordar que el año pasado Milín sopesó la retirada. «No competí tanto, porque las ayudas son más escasas y apenas cubría los gastos. Solo mi club, el Kayak Tudense me compensaba de alguna manera. Mantengo este año la ficha con ellos, por si me necesitasen para algún tipo de competición, pero ya saben en qué circunstancias me encuentro». También pesó el hecho de que «tengo que trabajar de sol a sol para mantener una familia, lo que te empuja a tomar decisiones».

Este año su participación en el Descenso Internacional del Sella será un tanto especial. Tras ganar con Pedro Vázquez, el piragüista de Arriondas tiene previsto bajarlo con su esposa. «Le prometí que si algún día lo ganaba, lo bajaría con ella y tengo que cumplirlo».

En su dilatada trayectoria figuran numerosos títulos y no se pronuncia por ninguno en particular, «porque todos tienen un gran significado para mí. Desde primera regata hasta mi estreno como medallista internacional cuando fui subcampeón de Europa en K-1 1.000 y, por supuesto, mi triunfo en el Sella».

El palista de Arriondas valora mucho lo que ha conseguido como piragüista y le dedica todos los triunfos a su familia. «Desde mi fallecido abuelo, pasando por mis padres y mi mujer Tania», aunque también pone de relieve que «mis éxitos tiene detrás un trabajo muy importante como es el de los entrenadores y otras personas que me apoyan desde hace muchos años».

Sobre los momentos buenos y malos de su trayectoria señala que «me siento afortunado, porque puedo decir que cumplí el 95% de los objetivos que me marqué desde muy pequeño. Las medallas nacionales de pista, el campeonato de Europa y el subcampeonato del mundo de maratón, así como ganar el Sella con un amigo. Han sido muchos momentos buenos. Estoy realmente satisfecho».

Por contra, el lado amargo tuvo lugar en 2008, «cuando gané el selectivo para ir a los Juegos Olímpicos de Pekín, pero a última hora no me llevaron. Para mi fue auténtico mazazo, pero tengo una gran amigo como Manolo Busto que me recuperó anímicamente, en aquellos momentos, porque es verdad que estaba hundido».

Pudo haber escogido otro deporte en el colegio, pero relata que «apellidarte Llamedo en Arriondas pesa mucho. Mi abuelo fundó Los Rápidos, mi padre ganó el Sella con mi tío, sin olvidar que mi tío-abuelo dirigió el Codis muchos años». Y apunta en este sentido que «fue casi una encerrona».

Sobre el futuro del piragüismo asturiano, Milín piensa que «a pesar de las pocas ayudas, contamos en estos momentos con verdaderos talentos, que pueden ser grandes campeones en el futuro, como Pablo Roza, Pedro Vázquez, Sara Ouzande y Miriam Vega, además de los juveniles Alberto Llera y Miguel Serrano».

No competirá en Gijón

Sobre el derbi Gijón-Oviedo en piragua, que se celebrará mañana en El Piles, apunta que «es una gran iniciativa llevar el piragüismo a la ciudad y aprovecharse un poco del fútbol para darle un poco de protagonismo», aunque lamenta su ausencia, ya que tenía previsto defender la camiseta del Oviedo en esta prueba festiva. «El trabajo no me lo permite, porque no he podido cambiar el turno», explica.

Más