Un nuevo desafío para la gijonesa Ana Villanueva

Ana Villanueva, ayer, en la playa de San Lorenzo.
/DAMIÁN ARIENZA
Ana Villanueva, ayer, en la playa de San Lorenzo. / DAMIÁN ARIENZA

Competirá en una travesía de 16 kilómetros en el Índico. «Es una prueba muy distinta a las que estoy acostumbrada, con otros riesgos, y nadando a más de treinta grados», indica la asturiana

DANI BUSTO GIJÓN.

La mar de la costa cantábrica no le parece fría. Por este motivo le preocupa meterse en aguas que superan los treinta grados de temperatura. La gijonesa Ana Villanueva, nadadora experta en grandes desafíos, ya tiene en mente su próximo reto: ha sido admitida para participar en la Perhentian Island Marathon Swim, en Malasia, una prueba de 16 kilómetros que transcurre en cálidas aguas abiertas y que consiste en dar una vuelta a la isla Pulau Besar, en la reserva marina de las islas Perhentian, en el Océano Índico.

La asturiana, de 39 años, ya compitió en otras grandes travesías, como el llamado Manhattan Maratón, el verano pasado. Además, intentó cruzar a nado el Río de la Plata, que une las costas de Argentina y Uruguay, en dos ocasiones, pero en ninguna de ellas llegó a meterse en el agua debido a las condiciones adversas que presentaba el río. «Fue desmotivante», recuerda Villanueva, porque «exigía mucha preparación, tanto física como mental, y llegaba de Manhattan con mucha fuerza». Sin embargo, tras unos días de descanso «sin pensar en nada», la gijonesa comenzó a buscar nuevos retos al otro lado del planeta y se encontró con la Perhentian Island, un evento de reciente creación que aspira a convertirse en todo un referente de las travesías en el sudeste asiático.

«Es una competición muy distinta a las que estoy acostumbrada», matiza Villanueva. «El agua estará muy caliente y yo soy más de aguas frías, además es una zona en la que habrá medusas y más fauna marina, como tiburones de punta negra», enumera, al tiempo que explica que «son riesgos distintos, en un entorno diferente que me llamó la atención». De momento, dedica muchas horas de su preparación a entrenarse en piscina climatizada, para acostumbrarse a pasar calor dentro del agua.

A nivel de seguridad, cada nadador irá acompañado por una embarcación, y la prueba estará supervisada por equipos de rescate.

El récord femenino

La nadadora del Grupo Covadonga afrontará esta nueva aventura el 6 de octubre, fecha en la que está prevista la disputa de la prueba. Su reto pasa por establecer el récord femenino de la carrera, que actualmente está establecido «en un tiempo menor de cinco horas». Villanueva asegura que es un objetivo «factible en condiciones normales», pero advierte de que no sabe cómo le van a afectar «las condiciones del agua» y teme verse ralentizada por «las situaciones que se puedan dar» durante la travesía. Un aspecto al que le da importancia, asegura, es la de mantener una buena hidratación.

El hecho de haber sido admitida para participar supuso una gran alegría para la gijonesa, ya que competirá con otros nadadores de importante currículum, procedentes de todos los rincones del mundo.