«Es un orgullo que después de tantos años los alumnos sigan recordándome»

José Luis Sánchez, en la piscina del Santa Olaya. / AURELIO FLÓREZ
José Luis Sánchez, en la piscina del Santa Olaya. / AURELIO FLÓREZ

«Viene una generación con mucho talento y el Santa Olaya volverá a conseguir muchos éxitos»

CÉSAR SÁNCHEZ GIJÓN.

José Luis Sánchez (Gijón, 1962), 'Josín', tal como todos los conocen cariñosamente en el mundo de la natación regional y nacional, es uno de los grandes referentes del Santa Olaya. Socio desde el año 1970, luce con orgullo su carné con el número 757. Pasó su infancia y su juventud ligado al club y, más tarde, arrancó una dilatada trayectoria profesional como profesor y entrenador tras volver del servicio militar. Por sus manos han pasado cientos de jóvenes, a los que ha sabido enganchar a este sacrificado deporte en sus 35 años como profesional, que le han convertido en el decano de los técnicos del club fabril.

-¿Cómo fueron aquellos años como nadador?

-En verano entrenábamos en la piscina descubierta y, en invierno, íbamos los fines de semana al Grupo, que nos dejaba prepararnos en la piscina cubierta. Teníamos pocos medios y mucha ilusión para intentar que el Santa Olaya brillase en las piletas todo el país. La inauguración de la piscina cubierta de 25 metros en el año 1975 cambió todo por completo, el equipo dio el salto de calidad y comenzó el 'boom' de la natación en la entidad.

«La inauguración de la piscina cubierta de 25 metros marcó un salto de calidad»«Soy un privilegiado. Hago lo que más me gusta y además me permite vivir de ello»«Adolfo Carbajosa fue mi mentor y me marcó el camino de cómo entender la natación»

-¿El Santa Olaya era el referente para los niños en esa zona de la ciudad en su infancia?

-Los niños de diez años que queríamos hacer deporte íbamos al Santa Olaya a nadar. En aquella época vivíamos prácticamente en el club. Desde entonces ha cambiado mucho y, con un gran esfuerzo, la entidad ha ido creciendo hasta lo que es ahora.

-¿La excelente relación entre el Santa Olaya y el Grupo viene, pues, de siempre?

-Ambos clubes siempre se han tenido una buena relación. Pese a la natural rivalidad en la piscina y sus características tan especiales, como que cada uno se encuentra en una punta de la ciudad, las relaciones siempre han sido muy cordiales.

-¿Qué tiene la natación que engancha tanto?

-Es un deporte muy arraigado en Gijón, una ciudad que vive de cada al mar. Se practica a cubierto. Además, todos comenzamos practicándola como algo indispensable, como seguridad personal. Hubo épocas que teníamos 80 niños por hora en la piscina en cursillos.

-¿Por qué decidió dedicar su vida a la natación?

-Soy un privilegiado. Me dedico a algo que me encanta y que además me permite vivir profesionalmente de ello. No puedo pedir más.

-¿Cómo fue su comienzo como técnico?

-Seguí nadando un año más después de venir del servicio militar y ya tenía la titulación de monitor. Fue en mayo de 1985, con 22 años, cuando el director técnico en aquella época, Carlos Carnero, me comentó si me interesaba comenzara colaborar con el equipo. Ahí comenzó todo. Arranqué dando cursillos y como su ayudante. Luego fui mejorando mi formación y ocupando distintos puestos como preparador.

-¿Quién le ha marcado más como entrenador?

-Adolfo Carbajosa, sin duda alguna. Ha sido mi mentor y mi guía. Como técnico en el Santa Olaya he tenido varios directores técnicos. He aprendido de todos ellos. Cada uno diferente. Con su personalidad, pero Carbajosa fue el que me marcó el camino y la filosofía de cómo entender la natación.

-¿Qué siente cuando se encuentra con antiguos alumnos?

-Con independencia de los logros deportivos, lo que más me llena de orgullo es encontrarme con los chavales que he entrenado en estos 35 años de profesión y que me recuerden con cariño. Es más, ahora estoy preparando a los hijos de los nadadores que yo entrené cuando era joven.

-¿Cómo lleva tantos años pie de piscina?

-Depende de cada uno. Yo he hecho de todo en la piscina. Ahora estoy en la escuela deportiva y con el equipo máster y estoy encantado. Sigo disfrutando de mi trabajo. Hay generaciones de nadadores no demasiado buenas, pero ahora está viniendo una con muchas expectativas y eso es muy ilusionante para todos.

-¿Es optimista ante el futuro deportivo de los equipos del Santa Olaya?

-Este año he estado en la Copa de España de clubes con el equipo femenino. Disfruté muchísimo. Era una formación que mezclaba experiencia y juventud, y desde el principio mandaron en la competición. Viene una generación con mucho talento y el Santa Olaya volverá a conseguir muchos éxitos.