Europeo de atletismo

Ortega, Carro y Mechaal no bastan para la quinta plaza

Fernando Carro, feliz tras ganar los 3.000m obstáculos./@atletismoRFEA
Fernando Carro, feliz tras ganar los 3.000m obstáculos. / @atletismoRFEA

España cae un puesto respecto a Lille 2017, pero mejora su rendimiento medio, se acerca a las grandes y se distancia de la séptima y el descenso

MIGUEL OLMEDAMadrid

A mes y medio del Mundial de Doha, el atletismo español puede sacar conclusiones positivas de su estado de salud. Vuelve del Europeo de selecciones de Bydgoszcz con la sexta plaza, una menos que en Lille 2017, pero compitiendo en casi todas las pruebas en la parte alta, con tres triunfos y habiendo reducido la brecha con las potencias continentales.

 Vale que Alemania y Reino Unido viajaron a Polonia con un 'equipo B', las cosas de programar un Mundial a finales de septiembre, colofón a una temporada de once meses, pero aun así España rindió por encima de sus posibilidades. Buena parte de los atletas seleccionados por Pepe Peiró mejoraron su marca del curso y los que no lo hicieron obtuvieron más puntos de los que los rankings previos presagiaban.

La jornada dominical repartió lugares en el podio y alejó a España de una quinta plaza que tenía a 4,5 puntos el sábado por la noche. Y eso que Fernando Carro y Orlando Ortega hicieron sus deberes en 3.000 obstáculos y 110 vallas. Llegaban como favoritos y ganaron con autoridad, atacando a falta de 200 metros el madrileño y pasando todas las vallas el habanero. Ambos pelearán por las medallas en Doha. Quizás también Mechaal, como hace dos años, que ganó el 3.000 sorprendiendo al italiano Crippa, fundido tras vencer en el 5.000.

Maitane Melero sumó once puntos al acabar segunda en un 5.000 donde cinco atletas se escaparon al inicio. La navarra supo sufrir y tras el toque de campana se distanció junto a la británica Inglis, a quien superó en la recta. Más valiente aún fue en el 800 Álvaro de Arriba, que tiró a falta de 250 metros buscando un primer puesto que acabaría perdiendo. Le faltaron piernas para aguantar un ataque tan largo y fue tercero, dos puestos por encima de lo esperado, pero lejos aún de la mínima mundialista.

Buenas sensaciones

También marcó el ritmo de carrera Marta Pérez en 1.500 e igualmente pagó el desgaste al final, cuando le adelantaron cuatro atletas. Todavía no tiene billete para Doha, pero la sensación tras Bydgoszcz es que en sus piernas se guarda una gran marca. Quinto como ella fue Lois Maikel Martínez en disco, aunque partía como segundo, y cuarta acabó Fátima Diame en longitud consiguiendo su mejor marca del curso (6.62 metros), insuficiente para estar en el Mundial.

Además, entró en cuarta posición el 4x400 masculino, decepcionante tras acudir a Bydgoszcz con el segundo mejor tiempo. El crono final de 3:04.52 no es esperanzador de cara al Mundial, toda vez que Husillos (que entregó último el primer testigo) está lejos de su nivel de 2018, igual que Samuel García, Lucas Búa ha tenido problemas físicos y seguramente no llegue a Doha (al Europeo ya no ha ido), Bernat finaliza aquí su temporada y Bruno Hortelano todavía no ha iniciado la suya.

Por detrás finalizaron el relevo 4x400 femenino, en séptimo lugar, como Adrián Vallés en pértiga, Berta Castells en martillo y Samuel García en 200. Paula Sevilla y Caridad Jerez, en 200 y 100 vallas respectivamente, sumaron los cinco puntos de la octava plaza. Uno más que Úrsula Ruiz en peso, Saleta Fernández en altura y Sergio Solanas en triple.

España finaliza el Europeo sexta con 294,50 puntos, 42 más que en Lille 2017, aunque entonces se repartían de once a uno. Por delante, Polonia se proclamó campeona por primera vez en su historia con 345 puntos, distanciada a casi treinta de Alemania (317,5), Francia (316,5) e Italia (316); mientras que Gran Bretaña sumó únicamente ocho más que el combinado español. La séptima plaza, que marcaba la permanencia, se la adjudicó Ucrania muy alejada (225), descendiendo República Checa, Suecia, Grecia, Finlandia y Suiza. Portugal logró el ascenso a Superliga desde Primera División.