El patinador Javier Fernández se retirará tras el Europeo de Minsk

Javier Fernández. /  REUTERS
Javier Fernández. / REUTERS

El madrileño afrontará el último gran reto de su carrera, con el que aspira a encadenar siete títulos continentales consecutivos

AMADOR GÓMEZ MADRID.

Tras conquistar la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Pyeongchang, Javier Fernández había insinuado su retirada tras el Campeonato de Europa que se disputará en Minsk (Bielorrusia) entre el 21 y el 27 de enero. Ayer lo hizo oficial. El patinador se despedirá de la alta competición dentro de dos meses, cuando afrontará el último gran reto de su carrera, que es adjudicarse el que sería su séptimo título continental consecutivo. «Mi cuerpo y mi mente ya no llegan. Tengo que aceptarlo», reconoció el madrileño.

«Quiero que sepáis que hay Javier Fernández para rato. Dejaré de competir, pero no de patinar», confirmó posteriormente el bicampeón del mundo, que a los 27 años abandonará la práctica deportiva, aunque continuará trabajando con su espectáculo 'Revolution on ice', potenciando el patinaje y preparándose para convertirse en entrenador. «Es mi profesión y quiero que también sea mi futuro. Quiero seguir aportando, no como un competidor, pero sí como una persona dedicada al deporte», destacó Javier Fernández.

«Dentro de nuestros planes estaba haberlo dicho después del Europeo, pero le ha salido del alma, del corazón, y ha dicho que este año (2019) ya será el último», desveló su mánager, Jorge Serradilla.

«La cuestión es no encontrarse solo tras dejar la competición y seguir evolucionando», subrayó Javier Fernández, para quien los deportistas «son una gran parte de los embajadores españoles en todo el mundo y hay que ayudarles de muchas maneras».

«Es fundamental volver hacer un estudio para ver cómo ayudar a los que dejan la competición si no tienen algo que hacer. Es importante, porque esos deportistas que han estado compitiendo y entrenando durante muchos años han intentado llevar el nombre de nuestro país por el mundo», sentenció el patinador que, por falta de apoyo, se vio obligado a abandonar Madrid y a emigrar a Canadá a los 20 años, después de haber pasado por Jaca y Nueva Jersey.

Dedicado al patinaje desde los seis años siguiendo el ejemplo de su hermana Laura, 'SuperJavi' ya se considera mayor para este deporte y, después de haber cumplido otro sueño, que era ganar una medalla en sus últimos Juegos Olímpicos, seguirá peleando «porque acuda más gente a las pistas de hielo, que se abran nuevas instalaciones y que se reconozca el trabajo de los deportistas españoles en esta modalidad».

Con una extraordinaria capacidad para expresarse sobre el hielo, este deportista aspirará dentro de dos meses a igualar un hito logrado en 1935 por el austríaco Karl Schäfer, que también encadenó entonces siete coronas continentales, aunque al año siguiente sumaría una octava. Quien sí conquistó siete títulos de Europa, aunque no seguidos, es su mayor ídolo deportivo, el ruso Evgeni Plushenko, a quien Javier Fernández destronó en 2013, para comenzar a partir de entonces una fulgurante carrera, encumbrada por dos títulos mundiales en 2015 y 2016.

 

Fotos

Vídeos