Una pionera en el esquí de montaña

El Teatro Jovellanos se llenó para albergar la primera jornada de la Semana Internacional de Montaña Gijón . /  JOAQUÍN PAÑEDA
El Teatro Jovellanos se llenó para albergar la primera jornada de la Semana Internacional de Montaña Gijón . / JOAQUÍN PAÑEDA

La campeona del mundo y ganadora de la Pierra Menta tres veces nunca pensó que llegaría tan alto, «al principio cerraba las clasificaciones» La catalana Mireia Miró abrió anoche el certamen gijonés en el Teatro Jovellanos

J. L. CALLEJA GIJÓN.

La campeona del mundo de esquí de montaña Mireia Miró Varela (Barcelona, 1988) abrió la 41 Semana Internacional de Montaña de Gijón anoche en un Teatro Jovellanos que congregó a un importante número de aficionados que disfrutaron con el relato de esta excepcional deportista, que ha hecho historia en el deporte español.

Y es que Miró consiguió dos oros en los mundiales de 2011 como principales logros en su amplia trayectoria, además de varios metales en campeonatos de Europa de la especialidad y dos victorias en la mítica carrera Pierra Menta, que se disputa con los mejores especialistas del mundo en la región de Beaufort en Saboya, al sudeste de Francia.

En la película que relató ayer la protagonista de la jornada inaugural de la Semana Internacional de Montaña, titulada 'SER' y que fue realizada el pasado mes de abril de 2017 en Noruega, se recogen «todas las experiencias que tuve tras dejar la alta competición» en un lugar donde «me encontré a mí misma».

Durante su estancia en tierras nórdicas, la aventurera barcelonesa mostró a los aficionados «unos impresionantes descensos por las montañas de este país y por los conocidos fiordos junto al mar, en unas vivencias que califica de «excepcionales».

A continuación, Mirea Miró pasó a comentar una segunda proyección bajo el título 'Déjame Vivir', un film de Kilian Jornet, considerado mejor esquiador de montaña del planeta, con catorce medallas en campeonatos del Mundo.

En esta película, la montañera natural de Barcelona expuso los retos de este excepcional deportista. «Desde su infancia ansiaba poder alcanzar todos sus sueños y en esta proyección, con un recorrido por el Mont Blanc, Elbrus y Cervino, muestra como siguió el camino de los pioneros del 'skyrunning' para aplicarlos después en su metodología de entrenamiento».

En este sentido, Miró aclara que «en este recorrido se puede comprobar el carácter humano y cercano de unos montañeros que revolucionaron la montaña ante lo más tradicional».

Cabe señalar que la catalana conoció a Jornet con 17 años, compartió hogar y vivió numerosas experiencias con él. «Fue la referencia para todos los que practicábamos el esquí de montaña en las dos últimas décadas y tuve el honor de disfrutar algunas aventuras deportivas inolvidables».

Miró se introdujo en su «apasionante» deporte a los diecisiete años tras practicar primero natación en Barcelona. «Empecé a ir con mis padres a la montaña y me aficioné» para luego incorporarse en plan más serio a «un centro de alto rendimiento en Cataluña en el que empecé a entrenar un montón de horas», explica. A renglón seguido se fue una temporada a los Alpes, donde «incrementé mi nivel».

En las primera pruebas en las que participó, la campeona mundial subraya «cerraba las clasificaciones, pero nunca me desanimé y a medida que mi esfuerzo era más grande crecía mi motivación, aunque no me pasó por la cabeza que iba a llegar tan alto en la competición».

Así las cosas, tras destacar a nivel nacional y continental, Mireia Miró se hizo con el oro en dos pruebas en el Mundial de 2011. Para la barcelonesa fue «un año inolvidable en el que también gané la Pierra Menta». Esta carrera es una de las más carismáticas y complicadas del planeta en el esquí de montaña y la ponente de ayer en la Semana Internacional de Montaña de Gijón también obtuvo su triunfo en las ediciones de 2013 y 2015.

La catalana, licenciada en Ciencias de la Actividad Física y que estuvo en el camino de opositar a bombero, se retiró de la competición el año pasado y en la actualidad se dedica al marketing. «Estoy trabajando en muchos proyectos deportivos con la empresa Lymbs», dice Miró, quien añade en esta misma línea que «al final lo importante conectar a la persona con la naturaleza y transmitirle los valores que aporta el deporte».

 

Fotos

Vídeos