La preparación física, a golpe de teléfono móvil

Miguel Álvarez, junto a la nueva máquina de rutinas de entrenamientos, en el gimnasio. /  DANIEL MORA
Miguel Álvarez, junto a la nueva máquina de rutinas de entrenamientos, en el gimnasio. / DANIEL MORA

El Santa Olaya incorpora una nueva actividad en la que sus usuarios reciben sus entrenamientos a través de una aplicación informática

CÉSAR SÁNCHEZ GIJÓN.

El Santa Olaya se ha caracterizado siempre por su apuesta por la innovación y por las nuevas tecnologías. En la innovación se deja notar con la continua evolución en su oferta deportiva, y en cuanto a las nuevas tecnologías, por su constante labor para abrir caminos para facilitar a todos sus socios la práctica deportiva.

El club fabril ha puesto a disposición de sus socios una nueva actividad que trata de establecer rutinas de entrenamientos. De esa forma, el Santa Olaya pretende diferenciarse y prestar un servicio más personalizado a sus abonados en el gimnasio de la entidad. «Se trata de dar un salto de calidad, ofreciendo una atención más personalizada a cada usuario», afirma Miguel Álvarez, uno de los entrenadores de sala que se ocuparán del seguimiento de la actividad en las instalaciones olayistas, al tiempo que añade que «no se trata de que todos realicen el mismo entrenamiento, ya que creamos un planning adaptado a las necesidades de cada alumno».

El primer paso para cada alumno consiste en pasar por la evaluación de un técnico, que tratará de conocer las verdaderas necesidades del socio, con un cuestionario y unas pruebas. Con estos datos se confeccionará el entrenamiento, que cada persona recibirá en su móvil, mediante una aplicación que el usuario deberá validar.

La aplicación irá mandando mensajes del contenido de cada sesión y marcará una serie de objetivos para avanzar en el nivel de entrenamiento.

Supervisión del monitor

Un monitor supervisará en el propio gimnasio la marcha del entrenamiento y la correcta ejecución de los ejercicios. No obstante, si el alumno no quiere llevar el móvil al gimnasio, también está previsto un tótem en la propia sala de ejercicios, para que cada usuario entre en su aplicación y consulte y valide el entrenamiento.

La actividad ha arrancado con un notable éxito de inscritos y las llamadas al club fabril para informarse de este nuevo curso son constantes cada jornada.

Miguel Álvarez hace hincapié en que «la actividad física se dirige cada vez más a la salud y con estos programas intentamos a que la gente tenga mayor calidad de vida, tratando de compensar los problemas físicos originados por el día a día».

El técnico también destaca que «el socio olayista es muy deportistas. Muchos de ellos acuden con frecuencia al club y dan mucha importancia a su estado físico». Álvarez no deja pasar la ocasión para señalar que «la clave del éxito de la programación del Santa Olaya está en su continua evolución y en tratar de ofrecer productos vanguardistas y de calidad a sus socios».

 

Fotos

Vídeos