Hockey patines

«Quedamos en estado de shock»

La Selección Española de hockey sobre patines, a su llegada ayer a Barcelona. / FEP

Las asturianas de la Selección relatan cómo vivieron la irrupción del huracán en la final | Sara y Marta, que viajarán hoy a casa junto a Natasha tras la cancelación del vuelo por culpa también de Leslie, esperan que la Federación les dé el título

J. L. CALLEJA GIJÓN.

«Hubo mucha tensión cuando vimos que la Policía mandaba al público meterse debajo de la grada y a las jugadoras, a los vestuarios. Nadie esperaba que fuese a suceder algo tan bestial». Así relata Natasha Lee, la capitana de la Selección Española de hockey sobre patines, lo vivido, junto a las también asturianas Sara González Lolo y Marta González Piquero, en la final del europeo de Portugal, disputada en el Pabellón de Mealhada, por el paso del huracán Leslie. Instantes de pánico que obligaron a detener el partido cuando el marcador era favorable a las españolas (3-2).

Las tres jugadoras del Telecable Hockey coinciden a la hora de relatar su experiencia a EL COMERCIO que experimentaron momentos de «miedo y nervios». La pista se inundaba, los cristales se rompían, parte del techo se caía... Ellas y sus compañeras en 'La Roja' pasaron más de tres horas de miedo y dudas hasta que fueron trasladadas a su hotel de Oporto, desde donde volaron a Barcelona a primera hora de la mañana de ayer.

No obstante, Sara y Marta intentaron coger un vuelo a casa en el último de la noche, pero, de nuevo, el huracán, ya debilitado, pero aún fuerte, impidió la salida del avión y el encuentro con el presidente del Telecable Hockey, José Luis Souto, y sus familias, que les iban a esperar en el aeropuerto de Asturias. Ambas se unirán hoy a Natasha Lee, que había programado su regreso para hoy: «Los aficionados se pusieron nerviosos porque se rompieron cristales y se inundó parte de la pista».

Más información

Su compañera Sara, más tranquila, destaca que «estábamos centradas en que se reanudase el partido, pero, cuando oímos los dos estruendos, sí hubo un poco de nervios, porque además el público se agitó». La autora del tercer gol, que sobre el papel da el título a España a la espera del veredicto de la CERS, también hace hincapié que «nunca tuve una experiencia así y a la vuelta al hotel vimos grandes destrozos, que nos preocuparon».

Por su parte, la delantera lenense Marta Piquero presenció con una mayor entereza el episodio del Pabellón de Mealhada porque «todo se realizó con orden y de una forma controlada tras los dos apagones», aunque reconoce que, en el segundo, «cuando nos mandaron ir al vestuario, tras dos grandes estruendos, sí hubo pánico».

Las tres jugadoras del Principado se encuentran a la espera de que la Federación Europea de Patinaje (CERS) decida si el partido se debe de reanudar o si se da por finalizado el partido, aunque ellas se sienten «campeonas». Cabe recordar que solo faltan un minuto y 45 minutos por jugarse y que a España le vale el empate para hacerse con su sexto título.

Al respecto, Natasha, que sumará su sexto título europeo, dice que será el título más raro de la historia porque «no vivimos la ceremonia de la entrega de premios». Pero recalca que «nos sentimos campeonas» y explica al mismo tiempo que «quedamos en estado de shock y nos sentimos extrañas al no subir al podio, recibir las medallas y levantar la Copa».

Mientras, Sara González también se siente legítima campeona de Europa por cuarta vez. «Incluso el empate nos sirve en ese tiempo que nos queda, pero lo raro ha sido no poder vivir la fiesta del título con nuestras compañeras y familia, aunque la recompensa llegará», añade.

Asimismo, Marta Piquero, que espera lograr su primer corona continental tras dos mundiales, lamenta que «fue una pena no poder celebrarlo con el equipo ni con mis familiares, que vinieron al campeonato».

 

Fotos

Vídeos