«Quiero recuperar mi mejor nivel para intentar volver a la selección española»

Carmen Abella, ayer en el paseo de la ría disfrutando de su tarde de descanso. /  MARIETA
Carmen Abella, ayer en el paseo de la ría disfrutando de su tarde de descanso. / MARIETA

La avilesina Carmen Abella regresa a las canchas tras un año de parón para competir de nuevo en las filas del Garmat Avilés

SANTY MENOR AVILÉS.

Carmen Abella acarició una de las cimas del baloncesto femenino adaptado cuando a los 17 años fue convocada por primera vez para una concentración de la selección española, que por entonces estaba preparando el Campeonato de Europa. Tres años más tarde, está a punto de iniciar una temporada en la que tiene muchas ilusiones depositadas.

Después de un año de parón, que lo dedicó a los estudios y a ser oficial de la Federación Asturiana de Baloncesto, regresa a las canchas con la intención de «recuperar mi mejor nivel e intentar volver a la selección española. Es difícil porque ahora mismo tienen chicas muy buenas que están entrenando muy fuerte, pero con esfuerzo y trabajo se puede conseguir. Tengo 20 años y mucho margen por delante todavía». Con el paso de los entrenamientos y a punto de debutar con el Trofeo Villa de Avilés, Carmen reconoce que «tengo que mejorar físicamente y volver a coger el ritmo de competición, pero estoy motivada y tengo ganas de competir después de un año parada».

A pesar de que el equipo ha crecido en número, algo «importante porque tiene que darse un relevo generacional en la plantilla y si queremos que el club continúe muchos años es fundamental que vaya llegando gente nueva», la avilesina no oculta que «no será fácil ganar partidos de nuevo en categoría nacional». Sin embargo, para ella lo más importante no son los resultados, sino «jugar como un equipo e irnos al vestuario con buenas sensaciones. De nada sirve ganar jugando mal», apunta.

Carmen Abella compagina un ciclo superior de Mediación Comunicativa con tres días de entrenamiento en Jardín de Cantos con el Garmat. «Por la mañana voy desde Salinas a Avilés para ir a Oviedo, llego a las cuatro o cinco de la tarde y a las seis y media ya entrenamos, por lo que tengo poco tiempo, pero todo es organizarse». Estos estudios que «comenzaron hace cuatro años», le permitirán trabajar «con gente que tiene problemas de audición y lenguaje. Haces de mediadora y me parecen muy interesantes tanto las clases como el trabajo que puedo desarrollar en el futuro».

En el Garmat tendrá esta temporada una compañera más seguro, Tania García, y quizá dos, a la espera de lo que decida Patricia Sala. «Ojalá se anime a volver este año como yo. Cuantas más chicas seamos, mejor», sonríe. De cara al partido de este fin de semana, previo al inicio de curso en San Sebastián, Carmen asume que «será difícil para nosotros, porque ellos juegan en Primera, tienen más rodaje y parten como favoritos». Carmen es, como avilesina, mujer y deportista adaptada, una de las figuras que mejor define la filosofía de Fundavi, que apuesta decididamente por el deporte local sin adjetivos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos