Récord en las aguas del Sella

El Descenso del Sella Adaptado fue, un año más, un éxito de participación. / NEL ACEBAL
El Descenso del Sella Adaptado fue, un año más, un éxito de participación. / NEL ACEBAL

Ernesto Fernández y Alfonso Palacio batieron la marca de la competición adaptada con el mejor tiempo registrado desde 2013

GLORIA POMARADA ARRIONDAS.

El Descenso del Sella Adaptado celebró ayer sus bodas de plata con una exhibición de los valores que acompañan a la prueba desde sus orígenes. Un total de 112 piragüistas con discapacidad se hicieron a las aguas del río oriental en Arriondas, en un primer tramo no competitivo que les llevó por un recorrido de once kilómetros hasta la zona de La Uña. A pesar de ser un contacto preliminar de reconocimiento, las ansias de superación estuvieron presentes desde la primera palada y no decayeron hasta cruzar la meta del tramo reservado a la competición, con meta en Llovio. En total, dieciséis kilómetros que completaron a bordo de sus K-2 deportistas llegados de toda España junto a sus acompañantes voluntarios.

La pareja integrada por Ernesto Fernández y Alfonso Palacio fue la primera en cruzar la línea de meta en la categoría A de la prueba. Y lo hicieron con un éxito añadido: el de superar el récord del Descenso con un tiempo de 22,574 minutos, el mejor desde 2013. Tras ellos se clasificó la K-2 de Eduardo Valcárcel y Juan Carlos San Martín, mientras que el tercer puesto fue para José Cougil y Rubén Díaz. En la clase B, correspondiente a los participantes con lesiones medulares, se impusieron Adrián Martínez y Manuel Viedma, con una marca de 23,416 minutos. Jacinto Pérez y Pablo Bouzán obtuvieron la plata y Román Camps y Mónica Gil el bronce. La piragüista obtuvo, además, el premio en categoría femenina al ser la mujer mejor clasificada.

La competición en esta 25 edición estuvo «más abierta», indicó la directora técnica de la prueba, Beatriz Álvarez, pues «Jonás García que es el que más veces había ganado no participó».

«Pureba consolidada»

El número de deportistas fue otro de los aspectos destacados por la Federación de Deportes para Personas con Discapacidad Física del Principado, que recordó cómo «desde hace años se supera el centenar» de participantes. «Es una prueba consolidada en el calendario del deporte adaptado», valoró el presidente de la Federación, José Alberto Álvarez.

Pero más allá de marcas y cifras, la esencia del Descenso Adaptado está en los valores de «constancia, esfuerzo y superación» de las personas con discapacidad y el «trabajo altruista» de los voluntarios. Juntos, han conseguido situar a la competición como el evento piragüístico «de referencia» a nivel nacional en materia de discapacidad, destacaron desde la Federación.

«Es una prueba de gran valor porque aglutina a gente de toda España y hace accesible la competición deportiva», indicó por su parte la consejera de Servicios Sociales, Pilar Varela, presente en la entrega de premios celebrada en el polideportivo de Arriondas. Junto a ella, y también como participante, estuvo el director general de Deportes, José Ramón Tuero, asiduo al Descenso desde hace un lustro.

 

Fotos

Vídeos