Reto

Rugby solidario por el desierto del Atlas

Rugby solidario por el desierto del Atlas
Marina y Guti posan con su preparado Seat Ibiza en el espigón de la Ría de Avilés. / Marieta

Los jugadores Guti y Marina cambian el oval por un coche para correr el Rally Clásico con fines benéficos

Santy Menor
SANTY MENORAvilés

Los jugadores de rugby Diego Gutiérrez, 'Guti', y Marina Duque cambiarán por una semana el oval por el coche para participar en la décima edición del Rally Clásico del Atlas Solidario, que se disputará en la zona del Atlas marroquí entre el 13 y el 20 de abril. La pareja avilesina, que milita en los equipos sénior masculino y femenino del Belenos, tuvieron que desplazarse hasta León para conseguir un coche de más de veinte años. Llevan semanas preparando el reto, tanto en lo que respecta a la mecánica del vehículo como a la recogida de ropa, juguetes y material escolar para entregar a los niños y niñas de las aldeas por las que transcurrirá la prueba.

A Marina, estudiante de Magisterio por Educación Infantil, lo que más le atrae es «la experiencia vital que significará la aventura y, sobre todo, poder ayudar a los niños y niñas de las aldeas del Atlas marroquí». Todo lo referente a la preparación del coche ha recaído en manos de su pareja, Guti, mecánico de profesión. «Hemos tenido que ir cogiendo piezas de aquí y de allá según los requisitos que pide la organización, pero más o menos ya está todo y ahora queda entrenar un poco», afirman.

El recorrido será desconocido para ambos, pues ninguno se ha enfrentado a un reto como este a lo largo de su vida. «Participaremos en la prueba de regularidad, por lo que lo más importante será mantener una velocidad constante». Y, cómo no, «no perdernos», algo que es «casi imposible». «Nos darán un 'road book' para el recorrido, que se divide en siete etapas, pero, por lo que hemos visto y comentado con gente que va a ir, es difícil y lo normal es perderse más de una vez», asumen.

Guti y Marina llevan semanas de preparación después de conocer esta posibilidad a través de un amigo que barajó un reto parecido hace un año.«Nos picó la curiosidad y, de entre todas las opciones que había, esta nos pareció la mejor porque uníamos el rally con una importante ayuda a gente que la necesita». En la prueba, organizada por TekniSport Motor, participan sobre todo binomios españoles, aunque «de Asturias somos los únicos que vamos en esta ocasión».

Con el coche prácticamente listo, a falta de vinilar algún patrocinador de última hora, siempre fundamentales para poder hacer frente al viaje, la pareja se encuentra centrada ahora en la recogida de material, distribuida en varias jornadas. La más cercana, este fin de semana en un establecimiento hostelero de la ciudad de Avilés. Y en entrenar y adaptarse a un coche –Seat Ibiza– que, además de completar las siete etapas del rally, deberá llevarles a Tarifa y traerles de vuelta.