HOCKEY HIERBA

El Telecable confía en un Mata-Jove lleno para intentar la remontada ante el Manlléu

J. L. C.

El Telecable Hockey espera un apoyo masivo de su afición en el partido de mañana contra el Manlléu (19.15 horas), en lo que será el encuentro de vuelta de los cuartos de final de la Copa de Europa en el que las gijonesas tendrá la difícil misión de remontar los cinco tantos que les endosaron las catalanas en la ida.

Ante uno los retos más importantes de los últimos años, el equipo fabril, vigente campeón de Europa y con cinco títulos continentales en sus vitrinas, confía en el apoyo de su afición, que a buen seguro llenará las gradas de Mata-Jove, lo que obligará a los responsables del ejemplar club del barrio de La Calzada a limitar el acceso de público.

Sin duda se trata de la cita más relevante de las gijonesas en lo que va de temporada tras conseguir el pasado mes de diciembre ser subcampeonas del mundo al perder la final de la Copa Intercontinental contra el Concepción de San Juan argentino.

Tanto el técnico Fernando Sierra como las jugadoras del equipo gijonés, encabezadas por las capitanas Sara González Lolo y Natasha Lee tienen pleno convencimiento en que «tendremos nuestras opciones y vamos a intentar aprovecharlas».

Souto, optismista

José Luis Souto, presidente del Telecable Hockey, es optimista ante una posible remontada, «porque en un partido de hockey sobre patines pueden producirse hasta 100 aproximaciones a la portería, no es como en otros deportes». No obstante, el dirigente es consciente de la entidad del rival, «que es uno de los mejores equipos de Europa».

El club pretendía para este encuentro solicitar al Patronato Deportivo Municipal la instalación unas gradas supletorias, pero al final no ha sido posible al celebrarse antes encuentros de baloncesto.