Campanu en Asturias | La tradición vuelve a Cornellana a 2.000 el kilo

Rodeados de aficionados, Fernando López, con el campanu de Asturias, y Manuel Fernández, con el del Narcea, llegan a la subasta de Cornellana. / DAMIÁN ARIENZA

El primer ejemplar de Asturias se vendió en 10.000 euros y el del Narcea, en 4.800 | La Sidrería El Bosque y el Restaurante Casa Ramón, ambos de Oviedo, ganan las pujas en una subasta que devolvió la ilusión a la parroquia

BELÉN G. HIDALGO CORNELLANA (SALAS).

Todos se hacían la misma pregunta. «¿Salió ya el campanu?». Y a la respuesta afirmativa se añadía el río, obligando a interrogar de nuevo. «¿Se subasta aquí?». Cornellana recuperó ayer la tradicional subasta del Campanu de Asturias, un ejemplar que no se hizo esperar. Madrugó. Salió en el Cares. Pero por pocos minutos, pues el del Narcea tampoco se hizo esperar.

En el centro de precintaje de La Rodriga, pasadas las 7.15 horas de la mañana, los nervios se apoderaban de los ribereños, que temían que volviese a repetirse la historia del año pasado, cuando fue el Sella el que dio el primer salmón y la subasta se celebró bajo el Puente Romano de Cangas de Onís. Ayer, sin embargo, Cornellana tuvo ración doble y el público se entregó.

Más Campanu en Asturias

La puja, prevista para la una del mediodía, se retrasó media hora. El buen estado del coto El Tilu tuvo la culpa. «Me había picado primero un salmón, que no prendí. Sabíamos fijo que en ese pozo había otro y mi compañero estuvo echando un rato para poder pescarlo. Y lo hicimos, justificó el pescador del campanu de Asturias, Fernando López Castro.

Pese a la espera, el prado situado junto al monasterio de Cornellana lo recibió al son de las gaitas y entre aplausos de cientos de personas que también vitoreaban al pescador del campanu del Narcea. «¡Lito, campeón!», gritaban al pescador Manuel Fernández. «¡Puxa'l campanu!», animaban otros. Fernando y 'Lito' no lograban quitarse la sonrisa de la cara mientras avanzaban hacia el escenario.

La puja comenzó con alegría. Nueve pujadores medieron sus fuerzas primero con el campanu de Asturias. Llegados a los 5.000 euros, el público alzó la voz para pedir más. Respondieron y las paletas se alzaron sin parar, de 100 en 100, hasta los 7.000 euros. «¡Ye poco todavía!», afirmaban desde el verde. Los rostros de los pujadores se tornaron serios. La Sidrería El Bosque y los restaurantes El Buche, Casa Ramón y La Oveja Negra iniciaron la batalla final. Venció, por 10.000 euros, Diego Javita, de la Sidrería El Bosque, que el año pasado se había hecho con el campanu del Narcea por 12.300. «Coges más prestigio por la calidad del campanu», afirmó el hostelero.

Puja breve a tres bandas

Para Oviedo se fue también el campanu del Narcea. La puja fue breve, pero intensa. Superados los 3.000 euros, la disputa se vivió a tres bandas. Entre la sidrería El Bosque y los restaurantes El Molinón y Casa Ramón. «¡Que el del Narcea ye de casa!», advertían los locales. Lograron subir hasta 4.500. «El del Narcea ye más guapu», apuraban los de Cornellana. Pero llegados a los 4.800, el ejemplar pescado por Lito, el chaval de Tomás el de Collanzo, se adjudicó al restaurante Casa Ramón. Victorioso, Olegario García celebró el éxito y explicó que disfrutará del salmón en buena compañía, rodeado de compañeros y con el párroco de San Isidoro, «que siempre nos ayuda».