El Villa de Gijón toma un nuevo impulso

Emilio Núñez, director deportivo del Santa Olaha, en la piscina del club. / DANIEL MORA
Emilio Núñez, director deportivo del Santa Olaha, en la piscina del club. / DANIEL MORA

La inclusión del trofeo fabril en el Grand Prix de la Federación Española sienta las bases para incrementar su calidad en próximas ediciones

CÉSAR SÁNCHEZ GIJÓN.

Emilio Núñez, director deportivo del Santa Olaya, afronta estos días la recta final para la celebración del XXXIII Trofeo Internacional Villa de Gijón, una de las pruebas más antiguas del calendario de la natación nacional y que este año volverá a contar con un plantel inmejorable de participantes.

El técnico olayista admite su satisfacción por la respuesta de la natación nacional ante la convocatoria de la competición, que es, a su juicio, «un éxito». «Será la prueba del Grand Prix de la Federación Española que contará con mayor participación», afirma. Sus cifras así lo reflejan ya que el torneo gijonés, con sus 445 deportistas inscritos, está cerca de doblar el número de nadadores que con los que contó la cita celebrada en la capital aragonesa, que tenía importantes patrocinios y premios».

El director deportivo de la entidad de El Natahoyo resaltaba que «el nivel deportivo va a ser muy bueno. Incluso hemos tenido que dejar muchos nadadores fuera de la competición porque había marcas de gran calidad entre los participantes». La prueba gijonesa ha tenido que adaptarse al formato del Grand Prix, comprimiendo las sesiones con eliminatorias y prueba contrarreloj. Por ello, los organizadores han de ajustar los horarios ante la gran demanda de participación de deportistas de todo el país.

La competición gijonesa será uno de los pocos torneos que será valedero para acreditar marcas para participar en los distintos Campeonatos de España: «Esta temporada está siendo complicado realizar registros para los nacionales. Esto ha hecho que los nadadores hayan tenido que moverse y buscar pruebas en otras regiones».

Esfuerzo

La competición ha superado las tres décadas en el calendario español, lo que ha supuesto a través de los años «un gran esfuerzo organizativo y que el club haya asignado recursos para que la prueba se mantuviera a lo largo de tantas temporadas con un buen nivel deportivo».

Su historial de vencedores puede ser la envidia de cualquiera de los más prestigiosos torneos españoles. «La trayectoria del Trofeo Internacional Villa de Gijón ha sido fundamental a la hora de designarnos como sede del Gran Prix», comenta Emilio Núñez, quien considera que «la inclusión de la competición en el circuito nacional es un primer paso para que la próxima edición tenga aún mayor nivel».

El club fabril aspira a que los títulos en la competición se queden en casa. César Castro, aunque no está todavía en su mejor momento por un problema físico, encabeza la representación del Santa Olaya, en la que Paloma Marrero, Marcos Rodríguez y Sergio Campos serán otros referentes. «Algunos de nuestros nadadores están en condiciones de conseguir la victoria. Todos ellos son medallistas absolutos. Marrero lo tendrá más complicado por la presencia de nadadoras portuguesas de mucha calidad como la internacional Ana Catarina Monteiro», advierte el responsable fabril.