AUTOMOVILISMO

El casco chivato de Alonso en Indianápolis

El prototipo de la empresa MindMaze para el caso de Alonso. /  M. M.
El prototipo de la empresa MindMaze para el caso de Alonso. / M. M.

El asturiano cuenta con una novedosa unidad que recoge datos de su cerebro

E. ALONSO GIJÓN.

Los cascos de Fernando Alonso llevan desde esta temporada la firma Bell -abandonó los de la marca Arai, a la que había vuelto después de haber lucido los de la alemana Schubert cuando ficho por Ferrari-, valen aproximadamente unos 30.000 euros, pesan 1,3 kilos y están construidos de fibras de carbono, aramida y polietileno.

Y no solo eso. El bicampeón asturiano los colecciona. Concretamente, los de sus rivales en pistas. Los cascos, con dedicatoria de sus dueños, son una de las grandes piezas del museo que lleva su nombre en La Morgal. Están, como dice Alonso, casi todos: Schumacher, Barrichello, Webber, Nelsinho Piquet, Kubica, Coulthard... Los últimos en 'aterrizar' llevan la firma de pilotos como Carlos Sainz, Gerhard Berger, Jimmie Johnson, Charles Leclerc y Sebastien Buemi.

Pero estas piezas van más allá de la simplicidad. Han dejado de ser aquellos poco más que gorros de cuero de los inicios a auténticos productos de ingeniería, en los que prima la seguridad para evitar o disminuir los daños en caso de accidente.

El secretismo que envuelve el 'circo' ofrece escenas que rozan el esperpento. Incluso con estas piezas. Pero la alianza entre McLaren y la empresa suiza MindMaze ha dado como resultado la fabricación de un nuevo casco que Fernando Alonso lucirá en uno de los grandes retos del asturiano en 2019: las 500 Millas de Indianápolis el 26 de mayo.

La nueva herramienta lleva como novedad un esqueleto, en contacto con la cabeza del piloto, en el que se incorporan sensores que permitirán extraer datos del comportamiento del cerebro de Fernando Alonso y, en caso de accidente, conocer de forma inmediata su alcance.

McLaren y el propio bicampeón del mundo de Fórmula-1 evaluarán antes de la carrera los pros y contras del dispositivo para que no se convierta en un inconveniente a la hora de pilotar.