FÓRMULA-1

Daniil Kvyat devuelve un motor Honda al primer puesto

Kvyat, a los mandos del Toro Rosso, durante la sesión. /  EFE
Kvyat, a los mandos del Toro Rosso, durante la sesión. / EFE

El ruso, en su regreso a Toro Rosso, le arrebató a Räikkönen el mejor tiempo, Sainz superó los problemas del McLaren y Williams debutó

D. S. DE CASTRO

Muy pocos, por no decir nadie, apostaban por ver un Toro Rosso al frente de la clasificación general del día. Había sido una jornada propicia para la aparición, por fin, de los nuevos Pirelli más blandos, los ahora denominados C5, pero Daniil Kvyat dio la campanada.

El grito sordo que sonó en la sala de prensa del Circuit de Barcelona-Catalunya fue notable. Todos los presentes de diferentes nacionalidades tenían ya los titulares por Kimi Räikkönen, que con el Alfa Romeo había conseguido ser el primero en bajar la frontera de 1:18 hasta conseguir un 1:17.762 que iba a ser el mejor crono del día

Sin embargo, cuando apenas nadie lo esperaba, llegó Kvyat al volante de su STR14 para reventar las crónicas de los presentes, aunque sea un hecho anecdótico, y devolver a Honda al primer puesto de la tabla de tiempos en el quinto año desde su vuelta a la F-1.

Por primera vez en esta pretemporada, no fue un Ferrari quien se vio en el primer puesto de la general. Sebastian Vettel dio 134 vueltas, ninguna de ellas con los neumáticos más rápidos, pero completó sin problemas el plan previsto y demostró que ellos también pueden estar ahí.

Tampoco pudo repetir en segunda posición un McLaren. Carlos Sainz sufrió incontables problemas, desde una avería en la caja de cambios, pasando por la pérdida de dos alerones laterales durante el devenir de la jornada, sin dejar de lado un semitrompo que le mandó a la grava.

La noticia llegó al final del 'paddock'. El equipo Williams fue el último en salir a pista en esta primera semana de tests.