GP de Singapur

Hamilton ya echa las cuentas para el pentacampeonato

Lewis Hamilton celebra su victoria en Marina Bay./AFP
Lewis Hamilton celebra su victoria en Marina Bay. / AFP

El británico se impone en Singapur con autoridad por delante de Verstappen y de Vettel, afectado por una mala decisión de su equipo

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

Lewis Hamilton puede sacar la calculadora para proclamarse pentacampeón del mundo. El británico salió con 40 puntos de ventaja del GP de Singapur, que además de ser la séptima victoria de la temporada y 69ª de su cuenta particular, supone un golpe casi letal a las opciones de Sebastian Vettel. El piloto de Mercedes dio una auténtica lección de cómo gestionar un gran premio. De principio a fin, sin fallos, contemporizando cuando fue necesario (empezó a un ritmo de más de 12 segundos con respecto a su tiempo de la 'pole' y lo rebajó cuando quiso) y demostrando que no necesitaba apostar por una estrategia arriesgada para atar una nueva victoria. Es por ello que la labor de Ferrari, pésima durante el fin de semana, quedó más en evidencia.

Sebastian Vettel se planteaba el GP de Singapur con un único objetivo: recortar puntos a Hamilton. No podía hacer otra cosa que no fuera acercarse a su rival… y le salió todo mal. Después de una pobre clasificación, al menos según el listón que se impone a sí mismo y que le colocan desde la grada 'tifosi', debía intentar acabar como muy poco segundo. Por eso, en la 'Scuderia' sacaron el 'estratego' y se la jugaron en boxes. Aunque parecía que el ritmo que estaba imponiendo Hamilton permitía estirar ligeramente por encima de lo previsto los neumáticos hiperblandos, ordenaron a Vettel entrar en boxes. Ni Hamilton ni Verstappen, que venía detrás, tenían planteado parar por el momento. Le montaron gomas ultrablandas, en búsqueda de un 'undercut' que nunca se produjo. Es más: les salió totalmente al revés. No sólo no pudo pasar el alemán a Hamilton cuando este hizo su parada, sino que además perdió la segunda posición con Verstappen.

Cuando salió Vettel de boxes no esperaba tener delante a Sergio Pérez. El mexicano le bloqueó lo suficiente como para que el holandés de Red Bull le ganase la partida, ya en boxes, cuando él cambió sus neumáticos, para desesperación propia y de sus jefes en el muro de Ferrari. El error cometido por el español Iñaki Rueda, que fue el héroe en la carrera que abrió la temporada en Australia, puede haberles costado muy caro a los de Maranello.

Mientras por delante fue una carrera razonablemente tranquila, por detrás los menos habituales en las pantallas fueron quienes movieron un poco el interés de la prueba. Primero, el citado Pérez perdió los estribos en la primera curva y se llevó puesto a su compañero Esteban Ocon, provocando la salida del coche de seguridad que, como cada año, tuvo su cuota de vueltas en Singapur. Después, de nuevo el mexicano se chocó con Sergey Sirotkin cuando peleaban por la 14ª posición, y le rompió el alerón delantero al de Williams. Por ello sí le castigaron con un 'drive through'.

Y, como en cascada, fue el ruso quien se vio involucrado en los momentos de más tensión de la prueba. Iban él y Romain Grosjean, un clásico en este tipo de situaciones, doblados, cuando no se dieron cuenta de que Hamilton y Verstappen, primero y segundo, llegaban por detrás. Por muy poco no aprovechó el de Red Bull que el de Mercedes se había visto atrapado detrás de los coches más lentos, lo que a la postre hubiera cambiado el guión de la película.

Pero no: Hamilton sale de Singapur con 40 puntos de ventaja a falta de seis carreras para la resolución del Mundial. Si suma 111 puntos, haga lo que haga Vettel, será campeón. Incluso puede empezar a pensar en cantar el alirón, que como muy pronto podría producirse en Estados Unidos. En cualquier caso, parece poco probable que el de Ferrari le pueda recortar en la siguiente carrera, un GP de Rusia que cuenta sus cuatro carreras disputadas por victorias de Mercedes.

Alonso y Sainz, séptimo y octavo

Sin ser una carrera demasiado movida para los españoles, tanto Fernando Alonso como Carlos Sainz salieron razonablemente satisfechos de su actuación en el GP de Singapur. El asturiano esquivó por poco las consecuencias del choque entre los Force India de la primera vuelta, y a partir de ahí sólo tuvo que bregar en ciertos momentos con Romain Grosjean. Incluso llegó a marcar durante unos instantes la vuelta rápida de la prueba. El séptimo puesto le permite subir unas cuantas posiciones en la general, hasta el octavo y con el séptimo a tiro: sólo tres puntos le separan de Nico Hülkenberg.

El compañero del alemán, Sainz, finalizó octavo, pero con la sensación de que podía haber conseguido más. No tuvo oportunidad para acabar mucho más arriba, pero el ritmo general mostrado durante el fin de semana le habría permitido acercarse más al séptimo puesto o incluso a pelear de tú a tú con Alonso.

Alonso: «Ha sido una carrera mágica»

Fernando Alonso acabó en los puntos en el GP de Singapur, su gran objetivo del fin de semana, y además subió unos cuantos puestos en la general. El asturiano incluso llegó a liderar la zona intermedia durante buena parte de la prueba. Y eso que su participación estuvo cerca de quedarse en la primera vuelta, cuando se encontró de frente con el accidente de los Force India de la salida. «Pasó todo justo delante mío y conseguí librarme de ello. Luego fue una carrera en la que había que controlar las distancias entre los coches de delante y detrás», explicó el de McLaren tras la carrera.

En sus declaraciones fue especialmente ácido con los Haas. «Hemos hecho lo máximo que se podía. Con una buena estrategia hemos intentado optimizar primero los neumáticos morados y luego los amarillos. Si Magnussen no llega a poner los hiperblandos habríamos tenido la vuelta rápida, así que ha sido una carrera mágica para nosotros», resumió. Antes, les dedicó un dardo, en el único instante de tensión que tuvo. «Se complicó un poco esperando que entrase Grosjean, pero se concentraron demasiado en intentar taparnos y perdieron la posición con Hülkenberg y el resto, un clásico para ellos», sonrió, irónico.

Sainz, «objetivo cumplido»

Por su parte, Carlos Sainz sumó cuatro puntos, en una carrera en la que echó de menos más problemas en la parte delantera del pelotón. «Llevamos diez puntos en las últimas tres o cuatro carreras. Las cosas van saliendo poco a poco, sobre todo en carrera. Es lo de siempre, que no haya habido un poco más de acción por delante, porque de repente se chocan dos de delante… Tienen un problema de fiabilidad y acabo sexto y hoy estamos celebrando», destacó.

No obstante, no sale insatisfecho. «Hemos cumplido el objetivo, que era acabar séptimo u octavo. Ha sido una pena que no haya habido más acción delante para coger unos puntitos extra», reconoció.

Su mayor dificultad la tuvo con Marcus Ericsson, cuando iba con problemas de neumáticos el de Sauber. «Es muy frustrante saber que vas tres segundos más rápido que el de delante y ni siquiera poder meterle el morro. Hay que ser muy paciente en este circuito, dejar la frustración para otro circuito, y ha salido bien», destacó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos