Gran Premio de Mónaco

Hamilton, imparable y con motivación extra

Lewis Hamilton, durante la primera sesión de entrenamientos libres. /Gonzalo Fuentes (Reuters)
Lewis Hamilton, durante la primera sesión de entrenamientos libres. / Gonzalo Fuentes (Reuters)

El británico domina con autoridad en la primera jornada de entrenamientos y apunta a otro doblete de Mercedes | Sainz tiene problemas técnicos y sólo disputa una sesión

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMADRID

O mucho cambian las cosas de aquí al domingo, o Niki Lauda será homenajeado a lo grande por su equipo Mercedes. Lewis Hamilton y Valtteri Bottas mostraron una fortaleza durante el jueves (esto es Mónaco…) de entrenamientos libres tal que o hay un accidente o un problema mecánico o ya pueden ir saboreando el champán de las escalinatas donde lo recibirán de manos de los príncipes.

El pentacampeón tiene entre ceja y ceja ganar, como hacía mucho que no lo había sentido. El dolor tan profundo que ha sentido por la pérdida de su mentor, maestro y amigo Lauda, además de jefe, es tal que servirá de acicate para no dejar ninguna duda en uno de los trazados que peor trataron al austríaco: siete abandonos, dos victorias y dos segundos puestos. Mercedes lleva cinco dobletes consecutivos y lograr el sexto sería cruzar una frontera donde nadie ha llegado en el más de medio siglo de competición. Conseguir tal hito en un trazado con la historia y enjundia de Mónaco sería una de las mejores maneras de recordar a un Niki Lauda que siempre asumió como normal entrar en la historia.

Por mucho que se elogie el dominio de Mercedes, los números cantan en contra del espectáculo: mientras que a Hamilton y Bottas les separa menos de una décima, a su inmediato perseguidor, Sebastian Vettel, se le ve 'a lo lejos', con más de siete décimas y media de distancia. Luego, en el mismo segundo, ya están del tercero al decimoséptimo, con especial igualdad entre Romain Grosjean (undécimo) y Lando Norris (duocédimo): sólo una milésima.

El francés y su compañero Kevin Magnussen protagonizaron uno de los incidentes más sonados de la jornada. No es nada habitual ver una bandera negra (exclusión inmediata) a un piloto de Fórmula 1. De hecho, aunque muchas veces habría sido de recibo, los comisarios suelen evitar esta drástica decisión, salvo en claro caso de peligro para el resto de corredores o para los propios afectados. Es lo que sucedió en la primera tanda de libres de este jueves. A los dos pilotos de Haas les ordenaron meterse en boxes inmediatamente con una bandera negra debido a que una caída en los sistemas informáticos había hecho que se perdiese la conexión entre equipo, pilotos y FIA. Ante el peligro de no tenerles localizados en caso de accidente por GPS ni poder comunicarse con el box, decidieron apostar por tan extrema solución. Todo se arregló con un reinicio.

Sainz, con baterías cargadas… literalmente

Para Carlos Sainz tampoco fue un día sencillo. No por estrellar su McLaren contra los guardarraíles, algo que no se produjo más allá de algún rozón por parte de algunos pilotos, sino porque no rodó durante toda la primera sesión. En un circuito tan peculiar como Mónaco donde los reglajes se usan sólo aquí, es imprescindible rodar en condiciones en la jornada del jueves para llegar al sábado con todo aprendido y listo para la clasificación.

«La clasificación es lo que realmente importa y aún hay margen para mejorar»

«La clasificación es lo que realmente importa y aún hay margen para mejorar» Carlos Sainz

Sin embargo, un problema en las baterías hizo que el MCL34 del madrileño se quedase en el box durante la primera hora y media de trabajo, mientras él se quedaba sentado en una caja de herramientas, esperando con resignación a que sus mecánicos hiciesen su labor. En la segunda sesión se resarció dando un total de 47 vueltas a por las calles del Principado, pero su rendimiento no fue tan bueno como esperaba. Quedarse a 1,3 segundos de Hamilton es un mundo, pero la igualdad extrema entre los pilotos hace que si apenas mejora una décima, puede colarse en el 'top 10' y regresar así a la Q3, que es el primer objetivo del fin de semana. Sainz ha puntuado siempre en Mónaco, con lo que clasificar bien es un imprescindible si quiere volver a repetir.

«Es importante conseguir la velocidad poco a poco, por lo que tenemos que ser inteligentes de cuándo recuperar el tiempo perdido. La clasificación es lo que realmente importa y aún hay margen para mejorar», destacó el español después de la sesión.