Kubica vuelve a la parrilla de la F-1 de la mano de Williams

El polaco, que tuvo que dejar el 'gran circo' tras su grave accidente en un rally en 2011, ha sido confirmado como piloto para la temporada 2019

D. S. DE CASTRO

La escudería Williams confirmó el jueves previo a la disputa del GP de Abu Dhabi, último de la temporada 2018, una de las noticias que más esperaban los aficionados a la Fórmula-1. El polaco Robert Kubica, que ya ejercía labores de probador en la escuadra británica, será uno de los pilotos titulares del equipo para la campaña 2019.

Se cumple así una de esas historias de superación que entrarán a formar parte de la historia de la Fórmula-1. Kubica vio cómo su prometedora trayectoria en el Gran Circo se cortaba a principios de 2011, cuando sufrió un grave accidente en el Rally di Andora, al norte de Italia. El ex piloto de Sauber y Lotus había sido confirmado para la siguiente temporada, y muchas esperanzas estaban puestas en él cuando, en una prueba prácticamente de exhibición, se estrelló y sufrió graves heridas. Una de sus manos, la derecha, quedó dañada, hasta el punto de que hubo serias dudas de que la pudiera volver a usar. Fue un duro varapalo para él, para Renault y para Ferrari, que le tenía en su agenda para formar equipo con Alonso.

Sin embargo, Kubica no cejó en su empeño de triunfar en el automovilismo. Su inquebrantable fe cristiana le hizo creer que podía regresar y, tras probar con Renault, empezó a negociar con Williams. Ayudado por Nico Rosberg, que en un principio ejerció de manager, logró un contrato de probador que, tras los patéticos resultados de Lance Stroll y Sergey Sirotkin en este 2017, le han abierto las puertas de regreso entre los 20 pilotos de F-1.

 

Fotos

Vídeos